El Consistorio saca a licitación el diseño de la peatonalización del Paseo de Almería

Una motociclista circula por el centro del Paseo de Almería durante Semana Santa, donde se instala un graderío a ambos lados de la vía./S.G.H.
Una motociclista circula por el centro del Paseo de Almería durante Semana Santa, donde se instala un graderío a ambos lados de la vía. / S.G.H.

La actuación comprende el tramo entre Puerta Purchena y la calle Rueda López y la redacción del proyecto tiene un presupuesto de algo más de 101.000 euros

SERGIO G. HUESOALMERÍA

El Paseo de Almería será peatonal al menos en el tramo comprendido entre Puerta Purchena y la calle Rueda López. Así subyace del inicio del expediente de contratación, aprobado ayer en junta de gobierno local, por el que el Ayuntamiento de Almería va a sacar a licitación la redacción de este proyecto el cual se espera que sea todo un revulsivo para la vida y el comercio de esta zona tan importante para los intereses económicos de la ciudad.

El contrato pretende dar forma a estas aspiraciones, que parten de la necesidad que tienen hoy las capitales de darle un giro de 180 grados a su movilidad. Más peatones y menos coches es lo que se demanda hoy desde Europa. De ahí que el Ayuntamiento estuviera obligado al inicio de la Corporación a encargar la elaboración de un Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS).

Precisamente en este documento, que sirve hoy como plan de diagnóstico y de acción, se plantea la progresiva peatonalización del centro de Almería. En estos planes se incluye algunas de las principales calles del corazón de la ciudad incluido el Paseo de Almería. En los últimos años se ha estado debatiendo largo y tendido respecto a esta vía y a la supuesta viabilidad de esta intervención. Sobre todo a partir de una moción presentada en un pleno por el grupo municipal de IU. Votada a favor por unanimidad, esta iniciativa conminaba al equipo de gobierno a estudiar la transformación de esta arteria en beneficio del peatón. Así se hizo y durante el año pasado el área de Urbanismo se puso como objetivo aclarar la gran duda: si era o no posible la peatonalización total del Paseo.

El resultado de este análisis puso en evidencia las dificultades que conllevaría una actuación de este tipo en una vía por la que pasan autobuses cada tres minutos. Si se peatonalizaba era de manera total, por lo que la decisión no dejaba lugar a dudas: si se restringía el tráfico sería a costa de alguna de las paradas que dan servicio en esta calle y que se verían obligada a su traslado. Esta idea no era muy del agrado del primer edil, que en un desayuno informativo antes de que finalizara el 2017 descartó entonces continuar con la pretensión de peatonalizar.

El proyecto

Ha pasado más de un año desde entonces y por el camino ha tenido lugar una crisis de percepción en la vida comercial del centro de la ciudad. El cierre de algunas operadoras importantes al albur de la apertura del nuevo centro comercial, han puesto sobre la palestra una serie de reivindicaciones en el sector que han convencido al equipo de gobierno de que el Paseo necesita cambios importantes.

Con un programa de actividades muy prolijo en el centro, el Ayuntamiento ha estado al mismo tiempo aprovechando su desarrollo para ir cortando al tráfico en esta vía. Durante los días de Feria, en Navidad o los sábados... jornadas en las que los coches se han ido esfumando de esta arteria dejando paso a la gente. Ha sido poco a poco cuando la peatonalización se ha empezado a ver por parte del Ayuntamiento como una solución y no un problema. Tras nuevos estudios, el área de Fomento finalmente se puso en marcha a mitad de año y comenzó la redacción de los pliegos del contrato: se iba a peatonalizar en el tramo comprendido entre Puerta Purchena y Rueda López.

El de ayer fue el primer paso oficial que ha dado carta de naturaleza a las condiciones de un contrato y a un concurso en el que tendrán ahora los licitadores que dar soluciones a lo que se requiere por parte de la Administración. A partir de su publicación en boletines tendrán un total de 28 días para presentar su oferta. La mejor propuesta se llevará un contrato que tiene un presupuesto inicial de 101.000 euros y un plazo de ejecución de cuatro meses.

Fomento quiere un anteproyecto en el que se defina el futuro diseño del Paseo de Almería y de la Rambla Obispo Orberá, así como la conexión de ambas con Puerta Purchena. Todo en base al PMUS y previo paso a la elaboración del proyecto definitivo, que no llegará hasta primavera, justo antes de las elecciones.

 

Fotos

Vídeos