El Consejo de Ministros encarga hoy a ADIF que contrate el AVE de Almería

Boca norte de los túneles de Cabrera, que serán los ferroviarios más largos de toda Andalucía cuando se pongan en servicio. /M. C.
Boca norte de los túneles de Cabrera, que serán los ferroviarios más largos de toda Andalucía cuando se pongan en servicio. / M. C.

El Ejecutivo prevé que ADIF lance la licitación antes de acabar el mes de septiembre, lo que permitiría que hubiese obras según el calendario

Miguel Cárceles
MIGUEL CÁRCELES

El Consejo de Ministros del Gobierno de España dará previsiblemente hoy -adelantaron fuentes cercanas al proyecto- luz verde a la propuesta del ministro de Fomento José Luis Ábalos para que ADIF-Alta Velocidad inicie la contratación de las obras de plataforma de la línea ferroviaria de AVE entre Murcia y Almería en dos de los principales tramos almerienses: Los Arejos (Sorbas)-Níjar y Níjar-Río Andarax. En total, 43,3 kilómetros de plataforma íntegramente en territorio almeriense que conectarían las actuales vías convencionales en El Puche con los túneles de Sorbas, tapiados en marzo de 2014 ante la previsión del gobierno de entonces, bajo los mandos del popular Mariano Rajoy, de paralizar este proyecto ante la constricción presupuestaria y la priorización de otros ejes como el AVE gallego o los accesos de la Alta Velocidad a Granada, Cádiz, Burgos o Castellón.

El 'ok' del gabinete de Pedro Sánchez a esta encomienda dará vía libre a ADIF-Alta Velocidad para que, tras la aprobación preceptiva en consejo de administración, se liciten las obras y se abra el proceso de recepción de ofertas. De cumplirse estrictamente las previsiones de calendario que acompañan a una licitación de este calibre, las obras de la Alta Velocidad podrían volver a suelo almeriense antes de que finalice el año en el tramo Pulpí-Vera (licitado por el anterior gobierno, en mayo). Para estos nuevos dos tramos, las obras llegarían a principios del año próximo.

Faltan tres tramos

Para completar la línea íntegra aún faltarían por aprobar dos tres tramos más: Nonduermas-Sangonera, Sangonera-Lorca y Lorca-Pulpí. Los dos primeros tramos están afectados por una modificación en Totana, a la que el Gobierno quiere someter a la línea para afectar a menos viviendas rurales del entorno de dicha localidad murciana. Además, el Sangonera-Lorca y el Lorca-Pulpí están pendientes de que se dé el visto bueno al estudio informativo de la integración del ferrocarril en Lorca, donde se prevé una estación, para adaptarse a la misma.

El delegado del Gobierno en Murcia, Diego Conesa, advirtió que los cambios llevarán algunas semanas pero no supondrán cambios de calado en el calendario. El único cronograma conocido, el que desveló el ministro de Fomento del anterior Ejecutivo, el popular Íñigo de la Serna, preveía la licitación de todos los tramos antes de final de año y la puesta en marcha de los trabajos en todo el trazado antes de verano de 2019. De este modo, una vez ejecutadas las obras de plataforma podrían licitarse las de montaje de vía, electrificación, seguridad y construcción de las estaciones para que el AVE pueda estar en servicio en el año 2023. Esta última fecha ha sido confirmada en diversas comparecencias públicas por el nuevo responsable del gabinete, el socialista Ábalos.

La Línea de Alta Velocidad entre Almería y Murcia comenzó a construirse en territorio almeriense en julio de 2009 en el entorno de Las Herrerías (Sorbas). Desde entonces, se han culminado diversos tramos en territorio murciano y almeriense -entre ellos, el existente entre Vera y la pedanía sorbeña de Los Arejos-. Las contrataciones previstas se paralizaron a partir de 2011, cuando Mariano Rajoy se hizo con el Gobierno, debido a una coyuntura económica muy desfavorable y la apuesta por concentrar la inversión en corredores ferroviarios más avanzados. Con 180 kilómetros, permitirá conectar Almería con Madrid en tres horas y media y con Barcelona en cuatro horas y 20 minutos.

 

Fotos

Vídeos