Dos Comendador a por el billete a las Cortes Generales

Luis Rogelio Rodríguez-Comendador, candidato del PP al Senado, en el pregón de Los Coloraos en agosto. / R. I.
Luis Rogelio Rodríguez-Comendador, candidato del PP al Senado, en el pregón de Los Coloraos en agosto. / R. I.

El exalcalde de la capital, Luis Rogelio Rodríguez-Comendador, y su hermana María de Mar concurren a las generales por listas opuestas

Miguel Cárceles
MIGUEL CÁRCELESAlmería

Tu a Londres y yo a California, pero a la almeriense. Luis Rogelio Rodríguez-Comendador y María del Mar Rodríguez-Comendador, hermanos, con la política corriéndole por las venas, concurrirán el próximo 10-N por hacerse con uno de los diez billetes de camino a las Cortes Generales. Pero lo harán por listas diametralmente opuestas. Como los García Montero, los hermanos granadinos Luis (IU) y Juan (PP), los Rodríguez-Comendador comparten apellido y estirpe, cariños y roces familiares. Pero no lo hacen con el carné o la militancia política.

El exalcalde almeriense, popular, concurre como número dos de los de Casado al Senado. Su hermana lo hace cerrando la lista con la que concurre en Almería el Partido Animalista Contra el Maltrato Animal, el Pacma, un partido antitaurino y defensor a ultranza de los derechos de los animales. El primero, conservador; la otra progresista. Y ambos, además, con distinto afán. Las encuestas dan alas a una posible reentrada de Luis en la Cámara alta. Que el Pacma tuviera seis escaños en Almería, el del puesto de su hermana María del Mar, sería más bien propio de una plena utopía ecologista.

«Me lo dijo hará un mes», reconocía ayer resuelto Rodríguez-Comendador (Luis, el popular). «Que se había afiliado al Pacma y que le habían propuesto para ir de relleno en una lista. Ella les dijo que si no le comprometía, que adelante», narra el exregidor.

Los dos Rodríguez-Comendador aparecían ayer en el Boletín Oficial del Estado. Uno (una) en el apartado de candidatos al Congreso de los Diputados. El otro (Luis) en el de quienes optan a la Cámara alta. Las ya animadas charlas de sobremesa en la familia Rodríguez-Comendador tendrán ahora un nuevo aliño. «Siempre hemos hablado mucho de política en casa», rememora Luis.

Ambos descienden de una estirpe de raigambre política. Agustín de Burgos Cañizares, tatarabuelo, fue alcalde de la ciudad de Almería en 1885 y senador en 1899. Su abuelo, Rogelio Pérez Burgos, también militó en política de mano de los liberales republicanos. «La política es un tema que se trata en casa con mucha libertad y naturalidad», subraya.

Las listas de ambos serán una de las once que competirán por hacerse con alguno de los diez escaños asignados a la circunscripción almeriense. Seis para el Congreso de los Diputados, cuatro para el Senado. Salvo Más País-Equo, la coalición que lidera Íñigo Errejón, todos los grandes partidos nacionales presentan lista por Almería. Pero también se suman formaciones como el Partido Comunista del Pueblo Andaluz, Escaños en Blanco, Andalucía por Sí, Por un mundo más justo, o Recortes Cero.

Rodríguez-Comendador (él, Luis) se quedó fuera de la asignación de escaños en las últimas elecciones, las de abril. La situación -novedosa- le ha mantenido retirado de la primera fila de la política y dedicado a su otra profesión, la de abogado. Cosas del destino, tendrá una segunda vuelta en otoño, la misma a la que se ha apuntado Rodríguez-Comendador (ella, María del Mar). Ambos podrán votarse a si mismos y a su compañero de efemérides vitales. Pero Luis Rogelio ya avanza que una cosa es la sangre y otra la papeleta. «Yo no la voy a votar a ella, pero ella a mí sí, esa es la diferencia», dice confiado. ¿Quién sabe? El voto es secreto, hay cabinas, y las mentirijillas piadosas en familia se perdonan.