Cinco mil personas se rinden ante la Orquesta Ciudad de Almería

La orquesta durante el concierto dirigido por Michael Thomas./IDEAL
La orquesta durante el concierto dirigido por Michael Thomas. / IDEAL

La OCAL llegó a buen puerto en una travesía de más de dos horas con el concierto 'Todos los ríos llevan al mar'

MARIA PAREDESALMERÍA

La Orquesta Ciudad de Almería zarpó el viernes por la noche con más de 4.500 almerienses para realizar una travesía por algunas de las más deliciosas composiciones basadas en ríos y mares. Fue un viaje en el que se pudo atisbar la calidad técnica de los 70 músicos que tocaron en la proa, la belleza vocal de la Coral Virgen del Mar en la popa, el arte de la bailaora Inés de Inés a babor y la plasticidad de los bailarines Elena Rueda y Antonio J. Campos a estribor. Un paseo musical en barco bajo el timón del brillante Michael Thomas, y los grumetes Antonio, Enar, Javier y Paola, de la orquesta infantil, como simpáticos piratas narradores. Un trayecto sobre los principales ríos musicales que desembocó en el consolidado escenario del Parque de las Almadrabillas, frente al mar Mediterráneo y abrigados por el Cable Inglés.

Michael Thomas dirigió a sus marineros con la calidad y cercanía que acostumbra en el concierto de anoche titulado 'Todos los ríos llevan al mar', y que se ha convertido en una tradición donde todos los almerienses quieren embarcar. Soltó amarras con un homenaje a la Patrona, interpretando el Himno de la Virgen del Mar, acompañados por la Coral del mismo nombre. Emocionante. Hizo la primera escala en el puerto de Portsmouth con la interpretación de la 'Obertura Portsmouth Point', de uno de los grandes compositores sinfónicos ingleses, William Walton. Es la obra que le catapultó al éxito, y que la OCAL interpretó con carácter. Se trata de una pieza inspirada en un aguafuerte de Thomas Rowlandson que evoca una animada escena en el puerto británico. Siguió la singladura con el movimiento 'Alla Hompipe' de la creación 'Música Acuática' de Haendel, una suite para amenizar una excursión en barca por el Támesis, y que hizo las delicias de la entregada tripulación.

La noche, la brisa y la travesía invitaba al romanticismo y ahí Michael Thomas, siempre acertado con los programas, incorporó 'Scheherezade' de Rimsky Korsakov. En concreto, se pudo escuchar el arrebatador y sensual movimiento 'El mar y el barco de Simbad', con el que la OCAL pescó en el corazón de los más de 4.500 asistentes. En esta noche marinera no podía faltar el homenaje al medio en el que discurre el trayecto, el mar, y nada mejor que con la obra más conocida e interpretada de Claude Debussy, 'La Mer'.

El barco de la Orquesta Ciudad de Almería, cuyos patrocinadores principales son el Área de Cultura, Educación y Tradiciones del Ayuntamiento de Almería y Cajamar, hizo escala en otros géneros musicales como la danza, el flamenco o la coral, y también en composiciones que son auténticos cantos de sirenas para seducir a una tripulación totalmente entregada al capitán, Michael Thomas. De esta manera, cuando la mar estaba más tranquila la OCAL interpretó 'El lago de los cisnes', de Chaikovsky', el ballet por excelencia en el que la belleza estética del baile de Elena Rueda y Antonio J. Campos se fusionó a la perfección con la majestuosidad sonora de los setenta marineros.

A estas alturas de la travesía, la Orquesta Ciudad de Almería viajaba con rumbo fijo hacia el éxito en otra noche con el viento en popa. Un concierto 'Sobre el mar', título del vals del compositor mexicano Juventino Rosas, que también hizo las delicias del público.

Michael Thomas también nos regala en sus conciertos algunas composiciones propias, y en la carta de navegación para #AlmeríaenFeria tenía programada una creación propia. En 'Variaciones Misisipi', el capitán demuestra que además de un brillante director e intérprete del violín, es un genial compositor. Atrevida creación en la que navega por diferentes ritmos y lleva a buen puerto a la tripulación. Felicidades maestro.

Nos encontramos tranquilamente en la cubierta del escenario del Parque de las Almadrabillas, más de 4.500 personas disfrutando de la música clásica, pero todo viaje tiene su fin, y el de la OCAL llegaba a sus cuatro últimos puertos: 'Fantasía sobre un tema de Tallis' de Vaughan Williams, 'Spartakus' de Aram Katchaturian, la canción tradicional marinera 'Scoth Strathspey and Reel' de P. Grainer y 'El Moldava' de Bedrich Smetana, un precioso poema sinfónico inspirado en el río más popular de la República Checa.

Ha sido un concierto en el que la OCAL ha sabido transportar emocionalmente al público al ambiente marinero, gracias a las composiciones escogidas, la calidad musical y a la cuidada escenografía, con redes, una pequeña embarcación y otras artes de la pesca, y en el que, además del patrocinio de la Ayuntamiento de Almería y Cajamar, han contado con la colaboración del Club de Mar Almería, la Coral Virgen del Mar, Asociación Asopesca, Grupo Caparrós y Centro de Musicoterapia Almería.

Un viaje musical que atracó en el puerto del Parque de las Almadrabillas con fuegos artificiales y el regalo de hasta cinco bises en una travesía que ha contado con el viento a favor de 4.500 almerienses.