El 'cierre' de calle Santiago obliga a un plan de desvíos durante al menos seis meses

El 'cierre' de calle Santiago obliga a un plan de desvíos durante al menos seis mesesGráfico

Los buses en sentido al extrarradio pasan de Doctor Carracido y Blas Infante a Paco Aquino y Padre Méndez, que dispone de un carril bus en sentido inverso

MIGUEL CÁRCELESALMERÍA

Ayer era jueves. Un día laborable. Sin embargo, en las calles Santiago o Blas Infante parecía un domingo de invierno. La razón: una de las encrucijadas con más tráfico de la barriada de Nueva Andalucía, la confluencia de las calles Santiago, Arcipreste de Hita y Blas Infante amanecía vetada al tráfico rodado. «Calle cortada por obras», señalaban de forma puntual carteles con letras en negro sobre fondo amarillo. En aproximadamente medio año, el eje que vertebra de sur a norte Nueva Andalucía y Regiones pasará a contar con un diseño absolutamente renovado -como también se renovarán las redes de saneamiento, abastecimiento de agua y pluviales y el alumbrado público o la jardinería-. Y, muy especialmente, con una glorieta alargada que aporte fluidez a un entramado de calles, el cortado desde ayer, que hasta el momento estaba regulado por semáforos. Pero mientras tanto, uno de los principales ejes de conexión transversal, entre el centro y la periferia, el que conforman las calles Doctor Carracido, Blas Infante y Arcipreste de Hita, será un trayecto vetado.

Desde ayer mismo, los autobuses urbanos que recorrían ese eje transversal ya operan con otro recorrido. Las principales afectadas son las líneas 5, 6 y 8, que desvían su camino habitual por las calles Paco Aquino, Padre Méndez y avenida del Mediterráneo en sentido hacia el extrarradio (el sentido inverso no se ve afectado). Pero para ello ha sido necesario un plan de movilidad que ha obligado incluso a habilitar un carril en Padre Méndez en sentido inverso al habitual.

Ahora bien, este inconveniente temporal -las obras, se prevé, durarán aproximadamente unos seis meses- conllevará cambios en la circulación privada de calado. Al bloquearse la circulación transversal por Blas Infante y Arcipreste de Hita, quienes quieran circular entre el centro de la ciudad y los barrios situados al este (Diezmo, San Luis, Nueva Andalucía o incluso Cortijo Grande y Los Molinos entre otros- deberán buscar trayectos alternativos al sur o al norte.

LA CLAVE Calzada de Castro, avenida de Montserrat o carretera de Níjar son alternativas a la circulación transversal

Tal y como puede observarse en el gráfico que acompaña a esta información, las alternativas hay que buscarlas en otras vías transversales que consigan conectar con la avenida del Mediterráneo. Y algunas de ellas son la autovía del Aeropuerto -avenida de Montserrat-, Calzada de Castro o la carretera de Níjar. En ningún caso se podrá utilizar Padre Méndez, cuyo carril en sentido hacia el extrarradio se ha habilitado de forma exclusiva para autobuses y taxis.

Ayer, acompañando a la nueva señalética que advierte de que se entra en un terreno farragoso para conducir por las obras en un espacio tan importante como este cruce de Nueva Andalucía, varios agentes de Policía Local advertían de los cambios en la circulación y ayudaban a guiar el tráfico. Sobre todo en el entorno de Padre Méndez, donde se ha habilitado el carril revertido para bus y taxi. Además, también se han habilitado señales que advierten de la ubicación provisional de las nuevas paradas del bus urbano (dos en la calle Paco Aquino para las líneas 5, 6, y 8; y otras dos en Padre Méndez para las líneas 5, 6, 8 y 30). Quedan inhabilitadas, por lo tanto las paradas existentes hasta el momento en Doctor Carracido, Blas Infante y Arcipreste de Hita.

Antes de verano

Las obras permitirán dar una imagen renovada a un eje primordial de la ciudad. Pero no por ello han estado exentas de polémica al sospechar los vecinos que pudiera reducirse el número de estacionamientos en superficie en uno de los barrios más densamente poblados y en los que, por otra parte, existen tres aparcamientos subterráneos municipales (plaza de Gloria Fuertes, avenida de Padre Méndez y carretera de Ronda, junto al antiguo Súper Olé). Desde la Delegación municipal de Fomento se insiste en que apenas se pierden plazas con la nueva distribución.

El proyecto se ha partido en dos. La obra actualmente en ejecución se implementará con cargo a los planes provinciales de infraestructura de Diputación, mientras que la segunda fase -la que afecta de forma directa a la calle Santiago- está aún en proceso de concurso y se espera que pueda comenzar a ejecutarse de forma conexa con los anteriores trabajos. La pretensión del Consistorio es que las obras puedan estar culminadas en unos seis meses, algo que permitiría volver a abrir la zona al tráfico peatonal y motor de forma normalizada, si no hay ningún contratiempo, antes de verano.