Casado baraja las listas para las andaluzas

La nueva dirección nacional de Casado impone cambios en los carteles electorales de algunas provincias andaluzas, entre ellas Almería, y deja a Crespo, actual portavoz del PP-A en el Parlamento, en un papel secundario para las autonómicas del 2-D

Casado clausuró ayer en Granada el acto de presentación de los cabezas de lista de las candidaturas a las elecciones andaluzas./RAMÓN L. PÉREZ
Casado clausuró ayer en Granada el acto de presentación de los cabezas de lista de las candidaturas a las elecciones andaluzas. / RAMÓN L. PÉREZ
Miguel Cárceles
MIGUEL CÁRCELES

Las batallas internas tienen estas consecuencias: que cuando uno gana intenta llevar a su equipo a lo más alto. En el PP era terreno ignoto hasta que los cambios internos impusieron sistemas de votación orgánica en la elección de los nuevos liderazgos, hasta el momento designados de un modo digital -a dedo, vaya-. La llegada de Pablo Casado a la presidencia del Partido Popular presuponía cambios. Los prebostes del organigrama habían tenido antes que retratarse. Pero quizás nadie auguraba que algunos de estos cambios fueran del calado del introducido en las listas autonómicas de Almería y otras provincias como Córdoba o Sevilla.

El viernes, el PP almeriense procedía, según dictan los estatutos, a proponer a Maribel Sánchez (Vélez-Rubio, 1979) como cabeza de su cartel en las próximas autonómicas. La senadora, de apenas 41 años, lleva menos de una década en política en una fulgurante carrera que ya cuenta tras de sí con siete años de gestión municipal en Huércal-Overa, un brevísimo periodo en el Parlamento Andaluz (en donde suplió la baja de José Cara, que dimitió por la incompatibilidad de los cargos de alcalde y diputado autonómico) y tres años con escaño en esa Cámara alejada de los focos de escrutinio político que es el Senado -con la honrosa y casi única excepción de cuando votó la aplicación del artículo 155 de la Constitución Española a la Generalitat-.

La suya, reconocen fuentes internas de la formación, habría sido una apuesta directa de Génova. De hecho, se dice que ni ella misma esperaba una designación de este calibre en el momento actual. Sin embargo, el 'casadismo' ha impuesto algunos cambios de gran calado en las listas con las que Juanma Moreno tendrá que afrontar la que se ha convertido en la primera pugna nacional por liderar el centroderecha español y que puede marcar el devenir de los protagonistas políticos del tablero nacional en los próximos lustros.

Sánchez había mostrado públicamente su apoyo a Cospedal en las primarias del PP -como la mayor parte del aparato almeriense-. Y también como hizo la mayor parte del aparato, al quedarse sin candidata (Cospedal cayó en primera vuelta) viró en el mismo sentido que el núcleo duro del presidente almeriense Gabriel Amat, hacia las posiciones de Casado.

No es el caso de Carmen Crespo. Ella, una de las personas de la más estricta confianza de Juanma Moreno en Almería, había mostrado su apoyo explícito a la exvicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. Junto a ella, nombres como el del alcalde de Almería, Ramón Fernández-Pacheco, siguieron esta línea oficialista de Moreno y sus principales prebostes autonómicos. Ahora, gran parte de ellos han desaparecido como cabezas de cartel y en su lugar se ha dispuesto a personas afines a Casado. El de Almería es uno de los casos más sonados, puesto que supone deponer del cartel a quien ha puesto cara, junto a Moreno y Loles López (número dos autonómica del partido) al PP Andaluz durante los últimos cuatro años. Pero ha ocurrido también en Sevilla o en Córdoba, donde la candidatura la encabezarán Juan Ignacio Zoido (exministro de Interior) y José Antonio Nieto (afín al exministro, del que fue número dos del gabinete en Madrid), también 'cospedalistas' reconvertidos a 'casadistas'.

Dicen desde dentro que el relevo de Crespo no se debe a las diferencias internas -que las hay- en el PP de Almería, sino que ha sido una imposición de Génova que ha sido peleada, sin demasiada ostensión, desde Almería. Amat, de hecho, agradeció el viernes su trabajo y le auguró una vuelta pronta a la primera fila. «Seguirá haciendo una labor muy importante dentro del Partido Popular por su magnífica experiencia como portavoz del PP-A y como parlamentaria por Almería durante muchos años».