La carretera de Sierra Alhamilla será una avenida antes de que finalice el año

El alcalde de Almería, Ramón Fernández-Pacheco (d), junto a un técnico de la empresa que ejecuta las obras./S. G. H.
El alcalde de Almería, Ramón Fernández-Pacheco (d), junto a un técnico de la empresa que ejecuta las obras. / S. G. H.

Diciembre es el mes en el que está previsto el fin de una obra que el alcalde cree «emblemática» por las mejoras urbanísticas y circulatorias que propiciará

Sergio González Hueso
SERGIO GONZÁLEZ HUESOALMERÍA

Las obras de ampliación de la carretera de Sierra Alhamilla finalizarán antes de que el calendario alcance el 2019. Lo tienen claro los técnicos del área de Urbanismo y también los de la empresa Hormacesa, que se afana desde hace semanas por imprimirle más ritmo a esta actuación «emblemática», tal y como fue calificada ayer por el alcalde de Almería, Ramón Fernández-Pacheco.

El primer edil giró una visita a las obras acompañado por su lugarteniente Miguel Ángel Castellón y por funcionarios del área que auspicia una intervención que ambiciona convertir la angosta carretera de Sierra Alhamilla en una suerte de avenida de tres carriles, aceras anchas y carriles-bici.

Y todo gracias al convenio firmado en su día con Adif para hacer uso de parte de los terrenos ferroviarios que discurren en esta zona y que estaban completamente infrautilizados hasta hoy. Ahora forman ya parte de la actuación, que está bien avanzada y que ha supuesto el acto simbólico del derribo del muro que separaba la cartografía eminentemente urbana de la zona de las vías del tren y que ya se deja ver con las vallas que han puesto en su lugar.

El alcalde explicó, tras dar un paseo por el terreno afectado por la intervención, que la idea es acabar a finales de año. En un diciembre en el que se verá cómo una vía de 11 metros de ancho ha pasado a 20. Esto evidentemente supone dar un mejor servicio a los que transitan la vía, ya sea en vehículo o andando, así como también separar todo el tráfico de los vecinos de barrios como El Tagarete o las 500 Viviendas que vivían con sus domicilios casi pegados a esta carretera. Con un inversión de algo más de 1,8 millones de euros, la obra también pone el acento en el puente-pasarela que cruza la vía en un paso elevado hasta la estación de ferrocarriles. Desde siempre roja y sin haber sido objeto de una obra de reforma anteriormente, esta infraestructura luce hoy completamente renovada. Se ha pintado de blanco, se ha asegurado la barandilla y se ha implementado un nuevo sistema de iluminación que tendrá una doble vertiente: por un lado apartar la noche de los usuarios y, por otro, dar la posibilidad con la instalación de un nuevo juego de luces de poder iluminar de distintos colores este puente, que no se abrirá al paso hasta que no finalice completamente la obra.

El alcalde de Almería se mostró muy «satisfecho» por el ritmo que llevan los trabajos y por el esfuerzo de los profesionales del área de Urbanismo, que habrían hecho posible que «esta obra vaya a ser una realidad» en la zona. Pacheco recordó que el «cambio en la fisonomía y la movilidad urbana» se hará visible en el tramo comprendido entre el parque de la Estación y la intersección con las vías de servicio de la avenida del Mediterráneo. Una actuación en más de 20.000 metros cuadrados que espera que sea una de las más celebradas que pueda presentar su partido antes de la finalización del presente mandato.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos