El campo de golf de El Toyo duplica los usuarios desde que es público

Alborán Golf, campo para la práctica de este deporte gestionado por la Empresa Municipal Almería Turística (EMAT). /R.I.
Alborán Golf, campo para la práctica de este deporte gestionado por la Empresa Municipal Almería Turística (EMAT). / R.I.

Pese a la bajada de los precios una media del 20%, el cambio de rumbo de las política de explotación ha hecho subir los ingresos un 45%

Miguel Cárceles
MIGUEL CÁRCELES

Al campo de golf de El Toyo le ha sentado bien, muy bien, la municipalización de su gestión. Hasta el punto de que, desde que está en manos de la Empresa Municipal Almería Turística (EMAT, antes era un servicio que estaba en concesión privada) ha crecido en usuarios y en ingresos de una forma mucho más abultada que otras instalaciones deportivas o que las cifras del sector turístico, al que va intrínsecamente asociado este complemento de la antigua Villa Mediterránea.

Según los datos de explotación incluidos en el informe de Alborán Golf, marca comercial bajo la que se explota este servicio, que figura anexo a los presupuestos de la empresa turística municipal, el crecimiento ha sido tan notable que ha permitido incrementar en un 90% el número de usuarios, un 45% el de ingresos derivados de la tasa por su utilización y también ha crecido en un 48% el número de abonados o compradores de los conocidos como 'paquetes de green fees'. Y todo ello pese a haber rebajado las tarifas de entrada a los usuarios una media de un 20% frente a las establecidas en la anterior concesión privada.

Según la EMAT, este enorme crecimiento -y, gracias a ello, el sostenimiento de la infraestructura por sí misma- está, precisamente, la rebaja en las tarifas. Pero también «unas inversiones superiores a los cien mil euros en diversas dotaciones y mantenimiento y un cambio de rumbo en la política comercial», indican desde la mercantil bajo los mandos de la regidora Carolina Lafita, delegada municipal de Promoción de la Ciudad y Comercio.

«La promoción del campo en diversas ferias y también los constantes contactos que estamos haciendo con turoperadores de golf en esas citas y en mesas de trabajo en el territorio nacional han servido para que se haya incrementado considerablemente la presencia de jugadores extranjeros, especialmente en los meses de otoño e invierno, desde una presencia apenas testimonial en la etapa de la empresa privada, hasta el momento actual, en el que se superan las 200 salidas diarias en bastantes ocasiones en los meses de octubre, noviembre, febrero y marzo, primordialmente», indican fuentes de Alborán Golf.

Los datos así lo reflejan. Precisamente son junio, julio y septiembre los meses en los que se da un peor resultado de explotación. Y en todos estos casos el número de usuarios es superior a los 2.700 mensuales (un centenar de salidas diarias de media). El crecimiento ha sido tan brutal que, sin ir más lejos, en 2016 se alcanzó un incremento de los ingresos del 23,38%, cifra que siguió creciendo el pasado año en un 6,44% y que, según el balance de los datos hasta el cierre de octubre, volverá a ocurrir este año.

El hecho de que sea en primavera y otoño cuando mejores resultados ofrece el campo de golf invita a pensar que es uno de los ingredientes que ayuda a desestacionalizar la actividad hotelera en El Toyo. Y así lo corrobora que el turoperador sueco de golf Nordpoolen haya aportado gran parte de este crecimiento durante los dos últimos años y haya prorrogado su contacto comercial hasta 2021 con uno de los principales hoteles de la urbanización turística, algo que, indican desde Alborán Golf, «asegura un flujo considerable de jugadores en los meses referidos». Sólo este turoperador proporcionó a la explotación de Alborán Golf durante el pasado año unos ingresos de 100.000 euros.

La EMAT recuerda que en 2018 se celebrarán 28 torneos con unos 90 jugadores de media, «algo impensable hace unos años». Y reconoce también que la municipalización del mantenimiento de las instalaciones -que también fue asumido por el Consistorio- ha permitido «un ahorro considerable, que ayuda en el objetivo del equilibrio entre ingresos y gastos».