Bruselas abre una investigación por el aislamiento ferroviario del sureste

Boca sur de los túneles de Cabrera, tapiados por el parón en las obras del AVE entre Murcia y Almería./M. C.
Boca sur de los túneles de Cabrera, tapiados por el parón en las obras del AVE entre Murcia y Almería. / M. C.

La Comisión de Peticiones tramita un expediente a raíz de una denuncia que alertaba de los retrasos e incumplimientos en el Corredor Mediterráneo

QUICO CHIRINO GRANADAMIGUEL CÁRCELES ALMERÍA

Almería es una isla en el mapa europeo de ferrocarriles. Y pese a que las inversiones del Corredor Mediterráneo se están volcando hasta el sureste -después de siete años de parón- el compromiso más optimista es que la actual vía única de ancho ibérico entre Almería y la capital granadina está electrificada en 2023, fecha en la que debiera culminarse la obra del AVE con Murcia. El objetivo es que la plataforma esté completa y en servicio entre Algeciras y Francia en 2025, fecha en la que saldrían los primeros AVE desde la Intermodal.

En ese futuro Corredor Mediterráneo todavía hay tramos sin resolver, como el de Loja (con un trazado tortuoso y antiguo) o el de Almería-Granada, sobre el que sólo se actuará de forma parcial. Y este dibujo no cuadra con la filosofía del programa 'Conectar Europa' ni con las prioridades de la Red Básica Transeuropea de Transportes (Red TEN-T). La Comisión Europea ha abierto una «investigación preliminar» para esclarecer lo sucedido.

Lo ha hecho a raíz de un escrito enviado el 16 de mayo a la Comisión de Peticiones por el presidente del Consejo Social de la ciudad de Granada, Santiago Carbó, y que cuenta por la unanimidad de este órgano. La respuesta tiene fecha del pasado 29 de octubre. La presidenta de la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo, Cecilia Wikström, ha admitido la solicitud y además la ha elevado a la Comisión de Transportes y Turismo. Este paso es significativo porque, según explicaba a IDEAL la delegada de la Junta en Bruselas, Francisca Pleguezuelos -que ha asesorado en la tramitación-, este órgano tiene capacidad legislativa. El propio Santiago Carbó comparecerá también en la Comisión de Peticiones, algo que se producirá, previsiblemente, cuando se forme el nuevo Europarlamento. Entre tanto, la Comisión Europea solicitará información al Gobierno español y -según explica Cecilia Wikström- abrirá una «investigación preliminar sobre los diferentes aspectos del problema» del aislamiento ferroviario en el sureste peninsular. Los puntos a revisar serán los trasladados por el Consejo Social en su escrito.

Intencionadamente, la petición se basa en el Corredor Mediterráneo, que es el que estratégicamente interesa a Europa. «La reutilización de tramos del siglo XIX del ferrocarril a su paso por la ciudad de Loja, en vía única, acabará produciendo un significativo cuello de botella por donde el AVE de pasajeros no podrá ir a más de 65 kilómetros por hora y se multiplica la dificultad para el traslado de mercancías por lo virado del trazado y las fuertes pendientes», alerta el Consejo Social de Granada. La Comisión aprobó en 2011 y 2015 contribuir con los fondos Feder a la construcción de la línea de Alta Velocidad entre Antequera y Granada, con un máximo de 550 millones de euros, pero se quedó fuera la variante de Loja, además de la integración y soterramiento en la capital.

Es algo muy parecido a lo que puede ocurrir con el futuro diseño de la línea convencional Almería-Granada, para la que no se prevén cambios de trazado significativos (sobre una línea que se trazó en el mapa en el siglo XIX) y que será íntegramente en vía única en sus cerca de 200 kilómetros de extensión y con pendientes muy elevadas. De hecho, el Consejo Social granadino también apunta en esta línea al advertir a Europa de que no «hay iniciativas para realizar el tramo para el AVE de tráfico mixto entre Granada y Almería». Cabe recordar que se redactó un estudio informativo que fue descartado y suplido por un plan para cambiar de ancho, electrificar y corregir levemente el trazado entre ambas capitales.

La Comisión Europea revisará ahora si -tal y como apunta el Consejo Social de la ciudad nazarí- se ha invertido o no en las infraestructuras ferroviarias aprobadas en los reglamentos relativos a la Redes Transeuropeas de Transporte y el mecanismo 'Conectar Europa'. España tiene dos corredores -el Atlántico y el Mediterráneo- y en ambos está el puerto de Algeciras. «La línea ferroviaria que conecta Algeciras con Bobadilla y a partir de ahí con todo el corredor se construyó en 1890 y por sus características está absolutamente obsoleto, privando a todo el trazado del potencial que supone un centro logístico de esas características», argumenta el escrito.

Los incumplimientos

El Consejo Social ha denunciado esta situación ante el Comité de Peticiones por el «incumplimiento de las obligaciones» de los reglamentos y programas europeos, tanto en los plazos como en las características de la plataforma que se está habilitando. La Comisión Europea recabará la «relación pormenorizada» de los proyectos programados por el Gobierno español para ver dónde se han invertido los fondos. Santiago Carbó también emplaza al Comité de Peticiones a que realice una «misión a la zona para comprobar directamente el estado obsoleto de los tramos». Por último, pide al Parlamento Europeo que «promueva un estudio de impacto sobre la pérdida de competitividad» que está generado este aislamiento.