La Audiencia Provincial niega que un jurado popular pueda ser «parcial» al juzgar a Quezada

Ana Julia Quezada, asesina confesa de Gabriel Cruz. /EFE
Ana Julia Quezada, asesina confesa de Gabriel Cruz. / EFE

Desestima, así, el recurso presentado por la defensa de la asesina confesa de Gabriel Cruz en base a la «repercusión mediática» de los hechos ocurridos en febrero de 2018

Alicia Amate / efe
ALICIA AMATE / EFE Almería

La asesina confesa del niño Gabriel Cruz, Ana Julia Quezada, será enjuiciada por un jurado popular. Así lo ha confirmado la Audiencia Provincial de Almería, que ha desestimado el recurso presentado por el abogado de Quezada, Esteban Hernández Thiel, que consideraba ya en el mes de septiembre que esta fórmula «conculcaría su derecho a un proceso con todas las garantías, dada la enorme repercusión mediática del caso» alegando que ningún jurado podría ser «imparcial».

Ahora, la Audiencia Provincial ha negado en un auto, al que ha tenido acceso la agencia EFE, que pueda haber falta de imparcialidad por parte de los miembros del jurado, ratificando por lo tanto que será este el modo en que se enjuiciará a la asesina confesa del pequeño fallecido de manera violenta en Níjar y cuyo cuerpo fue hallado en el maletero del coche de la acusada.

Asimismo, la Audiencia señala que las normas procesales «son imperativas» y están «alejadas del poder de disposición de las partes, pues no existe la posibilidad de que los afectados por ellas puedan regular la cuestión de forma diferente a lo legalmente previsto».

Sobre la «repercusión social de los hechos» y su posible afección a los futuros jurados encargados del enjuiciamiento, afirma la Audiencia que «no pueden las partes a su libre arbitrio alterar el contenido de las normas procesales».

También recuerda que la ley «prevé diversos mecanismos en la fase de constitución del Tribunal a disposición de las partes a fin de salvaguardar el buen funcionamiento de la institución, mediante la recusación de alguno de sus miembros».

«Por ello, determinar o afirmar a priori, que todos los ciudadanos estarán afectados en su imparcialidad, o poner en duda la integridad de los mismos, y su capacidad para el enjuiciamiento, exclusivamente por la repercusión mediática de los hechos, no resulta justificado», añade el auto de la Audiencia.

Quezada se enfrenta a la prisión permanente revisable, solicitada tanto por el Ministerio Fiscal como por la acusación particular, así como al pago de indemnizaciones que podrían acercarse al millón de euros por los daños morales ocasionados a los familiares del menor así como por el gasto que supuso la búsqueda realizada en Níjar durante once días.