Amat lanza a los suyos a la caza del voto ante la inminencia de las elecciones autonómicas

Amat ante las cámaras./M. C.
Amat ante las cámaras. / M. C.

«Hay que estar en la calle y hablar», exigió a los suyos antes de, en tono jocoso, recomendarles que se compren «alpargatillas nuevas» o «unas abarcas»

Miguel Cárceles
MIGUEL CÁRCELESALMERÍA

El presidente del PP de Almería abrió ayer la veda y conminó a los representantes institucionales -diputados, senadores y concejales- a lanzarse ya a la caza del voto ante la inminencia de las elecciones autonómicas pero, muy especialmente, de las municipales del próximo mes de mayo. En una junta directiva de la formación en la provincia con la que abrió el curso político, Amat conminó a los regidores de los municipios en los que Gobierna el PP a conversar con sus ciudadanos. Y en aquellos en los que están en la oposición a crear «equipillos de res personas» para que, puerta a puerta, se ofrezcan a la ciudadanía a «explicarles qué ha hecho la Diputación de Almería y qué no ha hecho la Junta de Andalucía». «Hay que estar en la calle y hablar», exigió a los suyos antes de, en tono jocoso, recomendarles que se compren «alpargatillas nuevas» o «unas abarcas».

El PP enfrenta el ciclo electoral en horas bajas: tras haber perdido el Gobierno de España en una moción de censura y con las encuestas en contra tanto en España como en Andalucía, territorio en el que, incluso (así lo diagnosticaba el último Egopa elaborado en primavera por la Universidad de Granada) podría ser superado por Ciudadanos. «Tenemos que decirle a la gente por qué tiene que volver al PP», instó Amat.

La maquinaria electoral se activará, por lo tanto, desde ya. No sólo ante una posible cita electoral en otoño en Andalucía, sino también, con luces largas, para unas municipales en las que el equipo de Amat se juega el todo por el todo: 103 ayuntamientos y, muy especialmente, la Diputación Provincial de Almería.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos