Los almerienses redujeron su deuda municipal más de un 10% en los últimos siete años

La sede de Economía y Hacienda municipal, en la calle Juez. /M. C. C. M.
La sede de Economía y Hacienda municipal, en la calle Juez. / M. C. C. M.

La mejor salud del mercado laboral y las facilidades que da el Ayuntamiento para pagar estarían detrás de esta tendencia positiva

Sergio González Hueso
SERGIO GONZÁLEZ HUESOALMERÍA

Son muchos los indicadores que muestran hoy que la recuperación económica está empezando a tocar la puerta de los domicilios particulares. La situación económica de las familias va poco a poco contagiándose de lo que en un principio parecía reservado para las grandes corporaciones. La revitalización del mercado laboral o la expansión de sectores productivos como el turismo o la exportación están haciendo caer como fruta madura los andamiajes de una crisis económica que cada vez más gente la ve ya por el retrovisor. También en Almería, donde por ejemplo en la capital de la provincia ha crecido en más de diez puntos el porcentaje de ciudadanos que pagan sus impuestos locales dentro del periodo de cobro voluntario que da la Administración. O lo que es lo mismo, que pagan en tiempo y forma, antes de que les sea reclamada la cantidad por la vía del apremio.

Según datos facilitados por el área de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Almería, el cumplimiento de pago espontáneo por el contribuyente ha mejorado en un 10,17% en los últimos siete años. Respecto a la recaudación de tributos a través de padrón (IBI, basura, vehículos) este porcentaje es del 4,31%, mientras que en liquidaciones (plusvalía, ICIO, licencias, multas) es del 15,33%.

Si en 2010 el porcentaje de contribuyentes que asumían sus tributos sin problemas ascendía a un 65,12%, el año pasado este porcentaje era ya del 75,83%. Y lo mejor es que es que esta tasa, que dice mucho y bien de la actual marcha de la economía, seguirá creciendo en los próximos ejercicios, según explican desde el área de Economía y Hacienda. Desde las dependencias ubicadas en la calle Juez creen que detrás de estos datos positivos se esconden varios factores, que van desde la lógica mejoría de la realidad económica y social a las facilidades que desde la propia administración se da hoy al contribuyente para que este pueda afrontar sus pagos sin problemas.

Fracciones y la Cuenta Fácil

Según publicó este mismo diario hace justo un mes, Almería ciudad ha sido capaz de reducir su nivel de desempleo casi en un 30% en el último lustro. Evidentemente de esta evolución subyace que en muchos domicilios almerienses ya se empiece a respirar. A más ingresos son menores las dificultades que una familia o un particular tiene para hacer frente al abono de sus tributos. De ahí que el Ayuntamiento esté registrando el citado incremento en el pago voluntario de las tasas que cobra.

Pero esta no sería la única clave que encierra esta reducción de la deuda ciudadana. En los peores años de la crisis económica, desde la Administración municipal se pusieron en marcha varias medidas facilitadoras consciente de las dificultades que muchos vecinos estaban teniendo para sacar a flote la economía familiar. Entre estas destaca la se denominó Cuenta Fácil, que está permitiendo a los ciudadanos desde entonces aglutinar en diez pagos mensuales, de febrero a noviembre, la cantidad total que supone la suma de los principales tributos municipales a lo largo de todo un año. Ya saben, basura, IBI, circulación... etc.

Los datos son elocuentes, en los últimos cuatro años los beneficiarios de este servicio se han multiplicado por tres. Se ha pasado de 1.591 personas en 2014 a un total de 4.940 en el ejercicio en curso. El poder coger todos los recibos municipales, sumarlos y hacer con ellos una especie de tarifa plana mensual ha catapultado el que muchos ciudadanos puedan hoy pagar lo que antes no podían.

Del mismo modo ocurre con el fraccionamiento del pago de las deudas. Este sistema se diferencia del anterior mecanismo porque mientras en la Cuenta Fácil no se permiten hacer pagos pendientes de años atrasados, este precisamente está activo para que los ciudadanos que tengan compromisos atrasados o dificultades para poder afrontar sus cuentas pendientes lo hagan gracias a la división del pago en mensualidades pequeñas. No obstante, el Ayuntamiento se vio obligado durante la crisis a rebajar de 50 a 20 euros la cantidad mínima de la fracción.

Hoy un almeriense, siempre que esté dentro de los requisitos que marca la administración, puede asumir sus recibos o deudas pendientes mediante un pago de 20 euros al mes. Según los datos de Economía y Hacienda, hoy son también más que antes los que se benefician de este servicio. De los 3.495 ciudadanos que tenían fraccionados sus compromisos en 2014, se ha pasado a 4.374 en el año en curso. Evidentemente estas cifras no pasan desapercibidas para la titular del área, María Vázquez, que cree esto muestra «la sensibilidad» de un Ayuntamiento «que es uno de los que más facilidades da a los ciudadanos para que puedan estar al corriente de sus compromisos», dice.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos