El alcalde apela a la unidad en el 21º aniversario del secuestro de Miguel Ángel Blanco

Fernández-Pacheco, en el centro de la primera fila, guarda junto a miembros de la Corporación municipal un minuto de silencio en memoria de Miguel Ángel Blanco. /F. CELADA
Fernández-Pacheco, en el centro de la primera fila, guarda junto a miembros de la Corporación municipal un minuto de silencio en memoria de Miguel Ángel Blanco. / F. CELADA

En el acto celebrado ayer, Ramón Fernández-Pacheco recordó al concejal asesinado por ETA y destacó la importancia de no olvidar la «barbarie» terrorista

F. CELADAALMERÍA

El alcalde y su equipo guardaron ayer el tradicional minuto de silencio en Alcaldía en memoria de Miguel Ángel Blanco, en el día en el que se cumplieron 21 años de su secuestro por parte del comando Donosti de ETA.

Ramón Fernández-Pacheco recordó a Miguel Ángel Blanco como alguien que rd «muy a pesar de todos, un símbolo de la libertad, de no ceder ante el chantaje, de no ceder ante la barbarie y de la unidad de todos los demócratas en este país».

Dos días
Fue el tiempo que Blanco permaneció secuestrado.
50 años
Es el tiempo al que ascendió la condena de sus asesinos.
29 años
Era la edad que tenía Blanco cuando fue asesinado.

«Aquellos que defendemos la libertad en nuestro país somos muchos más y además somos mejores», añadió el alcalde.

El minuto de silencio comenzó a las 12 hotsd y fue seguido en más de una treintena de syuntamientos en toda España. El alcalde quiso destacar lo «sentido» de este homenaje y subrayó la necesidad de mantener vivo el recuerdo de Blanco así como el mensaje que se extrae de su asesinato «un mensaje de unidad en torno a los valores democráticos».

También remarcó que «ETA no ha desaparecido, a ETA se le ha vencido» y enfatizó que «a ETA la hemos vencido los demócratas con el Estado de Derecho, con la Ley y con la acción de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado».

Por último, el edil recalcó la importancia de mantener vivo el recuerdo del joven concejal «en la mente y en los corazones de todos los demócratas». Fernández-Pacheco aseguró que el Ayuntamiento de Almería seguirá «año a año, sin lugar a dudas, recordando a Miguel Ángel Blanco».

El asesinato de Miguel Ángel Blanco causó una tremenda conmoción en su momento y, como destacó el alcalde, se convirtió en un símbolo de la lucha contra el terrorismo no solo en el País Vasco sino en toda España.

Blanco fue secuestrado el 10 de julio de 1997 cuando bajaba del tren para acudir a su lugar de trabajo. Irantzu Gallastegui, «Nora», abordó al concejal y lo introdujo en un vehículo oscuro que estaba estacionado en la calle Ardanza. A las 18:30 de la tarde de aquel mismo día, ETA pidió el acercamiento de sus presos a cárceles del País Vasco, diciendo que si antes de las 16:00 del día 12, el Gobierno de José María Aznar no llevaba a cabo el acercamiento, ejecutarían a Blanco.

El día 12, Blanco fue llevado a un descampado en Guipúzcoa y, poco antes de las 17:00, viendo los terroristas que el Gobierno se había negado a cumplir sus exigencias, le propinaron dos tiros en la cabeza a Blanco, que no murió en acto. De hecho, lo encontraron y pudo ser trasladado a un hospital, aunque no se pudo hacer nada por su vida, falleciendo en la madrugada del domingo 13 de julio de 1997.

El asesinato de Miguel Ángel Blanco supuso una importante movilización en contra de ETA, que se ha replicado en numerosas manifestaciones en los años que siguieron.

Su secuestro y asesinato provocaron un sentimiento social de rechazo hacia ETA en grandes sectores de la ciudadanía. Aunque asociaciones algunas asociaciones ya habían iniciado el año anterior movilizaciones cívicas contra la violencia, a partir de entonces las organizaciones y las expresiones en contra de la violencia de ETA aumentaron.

Fotos

Vídeos