Aislados

Un joven sube al tren con destino a Granada y Sevilla en la estación ferroviaria de Huércal-Viator, que ayer entró en servicio provisional./M. C.
Un joven sube al tren con destino a Granada y Sevilla en la estación ferroviaria de Huércal-Viator, que ayer entró en servicio provisional. / M. C.

Almería es desde ayer la única capital de provincia peninsular sin ferrocarril de toda España

MIGUEL CÁRCELES y N. ESCÁMEZALMERÍA

Desde ayer a las nueve y media de la mañana Almería es, oficialmente, la única capital de provincia de toda la España peninsular que no tiene tren. Ni uno. Y así lo será como mínimo durante un año. ADIF cortaba las vías tras la salida del primero de los convoyes de la jornada, el Media Distancia que partió de la Intermodal hacia las seis menos cuarto de la mañana. Y desde entonces nadie ni nada rueda sobre los cerca de seis kilómetros y medio de balasto y traviesas que enlazan la estación Intermodal de Almería y la vetusta y hasta ayer en desuso terminal de Huércal-Viator. En su lugar, autobuses con grandes letreros de «Renfe» en sus parabrisas recorren la distancia entre ambas estaciones haciendo un trayecto que, además, prolonga media hora más su tortuoso viaje hasta el resto del país. Hasta Madrid, un único transbordo. Hasta Barcelona, dos. Si el viaje es hasta Sevilla la ruta es directamente esperpéntica: cuatro transbordos y cinco tramos de viaje, tres de ellos en autobús.

Álvaro caminaba a paso lento desde el autobús cargando con el macuto al lado de su esposa. Tiene más de noventa años y es la primera vez que cogía el tren desde Almería hasta Granada, su destino. «Podríamos ir directos en el autobús hasta a Granada, es un desastre que por culpa de las obras estemos así de mal porque son muchas horas de viaje, parados con la gente dando vueltas y con las maletas. Es un caos», definía. A la situación de desorientación en la Intermodal -donde ADIF dispuso personal de guía- se suma el subir y bajar al bus, el esperar en una caseta prefabricada a que el Media Distancia se ubicara en la vía de Huércal y el poder buscar su asiento. Media hora más, más ajetreo. Y, por supuesto, mucho menos confort.

Ir a Granada conlleva un único transbordo, el de Huércal de Almería. Pero suma media hora más de viaje. El peor de los casos es el de quienes usan el tren para viajar a Sevilla. Son cinco tramos de viaje, tres de ellos en bus (Almería-Huércal, Granada-Antequera y Antequera-Osuna). Y sólo entre Huércal y Granada y entre Osuna y Sevilla oirán el 'chacachá' del tren. Amparo, de mediana edad, parecía sorprendida por lo que iba a experimentar a lo largo de la jornada y no se andaba con rodeos: «Me parece una aberración, voy a Sevilla, nos cogen a las 2 en la estación y el tren sale a las 3 de la tarde desde Granada, tengo que hacer 4 transbordos y no puede ser que hoy en día pase esto, y parece mentira que estemos en época de elecciones».

El motivo del corte de la vía entre Huércal de Almería y la capital es la ejecución de las obras de supresión del paso a nivel de El Puche, que quedará soterrado a lo largo de apenas 80 metros. ADIF planteó una alternativa, más cara, que permitía mantener el servicio en la Estación Intermodal pero la desechó por su coste y por las dificultades de movilidad que entrañaba en dicha zona de la ciudad. El corte de vía en Almería se suma a la permanencia fuera de servicio del tramo de línea entre Granada y Antequera, donde ADIF está actualmente efectuando pruebas para la puesta en servicio del AVE a la capital nazarí, y entre Antequera y Osuna, donde la riada de hace aproximadamente un mes arrastró un puente ferroviario. El esperpento es mayor aún cuando entre Granada y Osuna, en Antequera, Renfe obliga a que los viajeros cambien de bus porque se trata de contratas diferentes.

El primer bus en salir ayer de la Intermodal (a las 8 de la mañana) fue el que llevó a los pasajeros de un Media Distancia con Granada y Sevilla. A él se subieron 16 viajeros (12 con destino Granada, tres con destino Sevilla y uno a Guadix). En sentido inverso, el primer bus Huércal-Almería llegó a la Intermodal con 10 viajeros (cuatro de Sevilla, tres de Granada y tres de Guadix). Algunos de ellos ya resoplaban que la próxima elegirán, sin dudarlo, un viaje directo en autobús.

 

Fotos

Vídeos