El aire de Almería superó en 2017 los niveles nocivos para la salud en toda la provincia

Polvareda captada por un fotógrafo durante una descarga de graneles en el Puerto de Almería./IDEAL
Polvareda captada por un fotógrafo durante una descarga de graneles en el Puerto de Almería. / IDEAL

Ecologistas en Acción muestra su preocupación ante las emisiones de partículas en el Puerto por los graneles sólidos gestionados al aire libre

Miguel Cárceles
MIGUEL CÁRCELESALMERÍA

Los almerienses no respiran el aire con la pureza que debieran. Y no sólo en las grandes ciudades, sino que se trata de un fenómeno extensible a toda la provincia de Almería. El informe Evaluación de la Calidad del Aire en España, que acaba de hacer público el Ministerio para la Transición Ecológica del Gobierno de España, detalla que en todas y cada una de las zonas en las que el Gobierno andaluz -de quien dependen estas mediciones sobre contaminación atmosférica- divide la provincia de Almería superaron en algún episodio los niveles considerados como nocivos para la salud en uno de los componentes: el ozono troposférico.

La cuestión no es baladí. Las últimas estimaciones globales de la Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la repercusión sanitaria de la contaminación atmosférica son «muy preocupantes», advierten desde Ecologistas en Acción. «En España, las víctimas de la contaminación serían ya hasta 30.000 al año», advierten desde dicha organización ecologista, 1.600 de estos fallecimientos prematuros estarían vinculados, directamente, con la contaminación por ozono.

«Es una cuestión extensiva a todo el sur peninsular. Y surge por el tipo de emisiones, vinculadas al tráfico por carretera, y al clima, el calor y la radiación solar», advierte el ambientólogo Juan José Amate, consultor sobre sostenibilidad en las organizaciones. Los estados tienen el deber moral de actuar, sin embargo y pese a que los niveles recomendados vienen marcados por la Unión Europea, no existen medidas coercitivas que conminen al obligado cumplimiento de los planes para la mejora de la calidad del aire. «Son niveles recomendados para la salud, pero no ocurre como con otros contaminantes, en los que la UE puede actuar», remarca Amate.

La superación de niveles en Ozono es una constante en Almería. Pero también lo es, en zonas localizadas, la superación esporádica por partículas. El informe del Ministerio de Transición Ecológica no detecta, en 2017, ninguna superación en las zonas de medición. «Con los mismos datos de registro», indica Amate, «se observa que hay superaciones en dióxido de azufre en la estación de medición de Palomares o de partículas en Almería». La razón: la medición se efectúa haciendo medias entre estaciones diversas de una misma zonificación. Eso, a juicio de Amate, «distorsiona» los resultados.

Efectivamente, Ecologistas en Acción recopila los datos oficiales y efectúa su propio informe de forma detallada por estaciones -y no por zonas-. Y en dicho informe la organización conservacionista observa superaciones «preocupantes» en partículas en zonas logísticas e industriales como el Puerto de Almería. «Merece la pena reseñar los elevados niveles de partículas totales detectados en el puerto de Almería y sobre todo en el puerto de Motril, que pueden conllevar una repercusión severa sobre la calidad del aire de las áreas residenciales cercanas en ambas localidades. El movimiento de graneles parece ser la causa de la alta contaminación», advierten.

El Puerto de Almería ha tomado algunas medidas, como la implantación de cortinas atrapapolvo para los graneles. No parecen haber resuelto el problema a tenor de los resultados recogidos por Ecologistas en Acción. De hecho, advierten, en el Puerto de Almería se superó el valor límite diario establecido por la normativa para partículas PM10, menores de 10 micras, (dependiendo de la zona del Puerto) hasta en 54 ocasiones en los 365 días del año. Esto es, en casi un 15% de las jornadas de medición de la estación medioambiental.

La Junta de Andalucía aprobó tres planes de mejora de la calidad del aire en la provincia (Cuevas del Almanzora, Almería y El Ejido) y los publicó en el BOJA. Contenía medidas restrictivas y planes de actuación para cada zona específica. «Pero no hay un seguimiento, y quien conoce la realidad sabe que no se ha mejorado lo más mínimo», advierte Amate.

 

Fotos

Vídeos