Los afectados por los cortes de luz avisan: «Bloquearemos carreteras»

«No queremos velas, queremos luz» fue la consigna más repetida en la manifestación celebrada ayer en el centro./S. G. H.
«No queremos velas, queremos luz» fue la consigna más repetida en la manifestación celebrada ayer en el centro. / S. G. H.

Alrededor de dos centenares de personas de Pescadería o Piedras Redondas se manifiestan contra los problemas en la red eléctrica fruto de los enganches ilegales

Sergio González Hueso
SERGIO GONZÁLEZ HUESOALMERÍA

Ya eran las 20.15 horas cuando unas doscientas personas bajaban el Paseo de Almería custodiadas por varios agentes de la Policía Nacional. Enfadados, clamaban por un suministro eléctrico normalizado, sin cortes y digno a las facturas que pagan mensualmente con esfuerzo. Venidos desde barrios como Pescadería o Piedras Redondas y ataviados con pitos, pancartas o velas, la estampa de estos vecinos rompía con sus proclamas la rutinaria vida de la columna vertebral de una ciudad que sufre por sus costados.

«Aquí esto no pasa», afirmaba un afectado señalando el suelo que pisaba. Se refería al vecino a la situación «insostenible» que se está viviendo en barrios periféricos como los ya citados o también otros como La Fuentecica-El Quemadero, Los Almendros o El Puche. En estas zonas la convivencia está a punto de quebrarse. Existen actualmente dos tipos de vecinos: uno más numeroso que cumple con sus obligaciones ciudadanas, que paga sus impuestos y que espera por ello recibir como contraprestación unos servicios que les permitan desarrollar una vida acorde a la normalidad. Y un segundo cuya conducta no solo se sitúa al margen de la Ley con un elevado grado de impunidad sino que además incide con sus actos directamente en la vida de los otros.

La manifestación de ayer fue el grito desesperado de los ciudadanos que se ven injustamente perjudicados por estos comportamientos. De nuevo volvieron a mostrar su indignación, esta vez en el corazón de la ciudad, porque las administraciones les han dejado solos para lidiar una situación que se está agravando, según alertan. El cultivo de marihuana en domicilios junto a los suyos no remite, lo que afecta a una red que se satura. Y de ahí, los continuos cortes de la luz, que aunque se sufren desde hace tres años con fuerza, «nunca ha estado tan mal como ahora», reconoce un vecino de La Chanca, que no quiere dar datos pues ha llegado a ser hasta amenazado.

Es este miedo el que hace que estos vecinos vuelquen toda la responsabilidad en la empresa suministradora, en Endesa, pues a pesar de que la semana pasada tuvo sin luz casi dos días completos a parte de Piedras Redondas o Pescadería, esta cobra la factura como si nada pasase, algo «indignante», expresó otro vecino. Él era uno de los que encabezaba la manifestación de ayer, que partió pasadas las 20 horas desde Puerta Purchena para acabar, tras bajar por el Paseo de Almería, en la plaza las Velas. A IDEAL le contó que Endesa le devolvió la pírrica cantidad de 11 euros por todos los cortes sufridos el año pasado. «Hasta 300 horas tengo apuntadas, dime si esto hay casa que lo aguante», lamentó.

«Sin electricidad hoy día no se puede vivir», añadió un señor, que no sabe ni la comida que ha tenido que tirar desde que sufre los cortes. «Son continuos. Lo que hacen ahora encima son sistematizarlos por zonas, como si fuéramos tontos», señalaba con un enfado que no se molesta en ocultar. Explicó que lo que peor lleva es no saber a que atenerse, pues la caída de la red llega sin avisar a cualquier hora del día. Es imprevisible. Esto hace que actividades tan sencillas y rutinarias como tomar un baño, hacer la comida o ver la televisión se conviertan en auténticas misiones imposibles.

Y las respuestas de Endesa son siempre las mismas: evasivas. Al menos así lo creen todos los afectados, que se cuentan por miles. Familias desesperadas que tampoco sienten el apoyo de las administraciones. «No hacen nada, ni erradican el problema de los enganches ni tampoco instan a la empresa a que nos dé un servicio acorde a lo que pagamos», lamentaba una ciudadana de Piedras Redondas, que dejó un aviso a navegantes, refutado después por otro vecino de Pescadería, «como esto siga así tras esta manifestación ya tenemos previsto lo siguiente: cortar carreteras», concluyó.

Fotos

Vídeos