El éxito del Aquagym para todas las edades

El éxito del Aquagym para todas las edades

El dinamismo y la diversión que implica el aquagym dentro del agua, (generalmente en piscinas), hacen que sea un deporte original

R. I.ALMERÍA

La fórmula del aquagym, como práctica deportiva, funciona entre los distintos perfiles de personas que lo realizan. A pesar de que sus ejercicios fueron dirigidos, originariamente, a la mejora de lesiones musculares, óseas o articulares, así como a personas mayores, los beneficios de este deporte acuático lo han colocado entre los más practicados en los últimos tiempos.

El dinamismo y la diversión que implica el aquagym dentro del agua, (generalmente en piscinas), hacen que sea un deporte original. Además, el aquagym es especialmente recomendable para personas con problemas de sobrepeso, o que presenten lesiones traumatológicas, problemas de espalda, movilidad o articulaciones, o bien, que necesiten rehabilitación física. No obstante, es un deporte que favorece la salud de quienes lo practican, independientemente de su edad o circunstancia física. La formación proporcionada en un curso de aquagym aporta las pautas necesarias para iniciarse en este deporte, siguiendo los eventos propios del fitness acuático, en función de las necesidades o requerimientos de cada persona. Esta formación instruye, asimismo, para desempeñar la labor de monitor/a de aquagym en las distintas tipologías de instalaciones acuáticas.

Entre las ventajas más interesantes que ofrece el aquagym se encuentran las siguientes:

Realización de ejercicios de bajo impacto, puesto que la flotabilidad del cuerpo en el agua reduce el riesgo de lesiones.

El bajo impacto producido favorece la rehabilitación ante dolencias de espalda o de articulaciones, así como ante distintos tipos de lesiones.

Importante quema de calorías mediante los ejercicios practicados, dado que los músculos se encuentran mejor oxigenados.

Aumento de la resistencia muscular y tonificación, debito a la alta densidad del agua.

Fortalecimiento de las articulaciones, debido a la flexibilidad del cuerpo en el agua por la disminución de la fuerza gravitatoria.

Liberación del estrés propio de la rutina diaria, generándose un estado de relajación y placer, por la secreción de endorfinas, como consecuencia propia de este deporte.

Comodidad; no necesita especial preparación de indumentaria, al requerir únicamente bañador o traja de baño.

No se percibe el calor de la manera que está presente con los ejercicios tradicionales, por lo que la sensación de agobio por sudor no está presente.

Asegura diversión durante la duración de las clases o ejercicios.

Estimulación del ritmo cardiovascular y respiratorio, con la consecuente mejora de la circulación sanguínea.

Ofrece oportunidad de relación con otras personas que practiquen aquagym; al tratarse de un deporte grupal, permite establecer vínculos y pasar un buen rato junto a integrantes de diferentes edades.

Teniendo en cuenta las características de la gimnasia acuática, aquellas personas interesadas en impartir clases de aquagym pueden complementar su formación con un curso de monitor aerobic, donde poder aprender técnicas básicas completamente aplicables a este deporte acuático.

En definitiva, la posibilidad de realizar movimientos de forma correcta, ejercitando todas las partes del cuerpo sin sentir malestar, hace del aquagym un deporte atractivo para todo el mundo y abarcable por perfiles de todo tipo, (en condiciones de practicar ejercicio), sin distinción de edad.

Fotos

Vídeos