El Plan de la Bici estará en obras antes de primavera y creará un centenar de empleos

Plan Andaluz de la Bicicleta en Almería. En rojo, los carriles ya ejecutados./
Plan Andaluz de la Bicicleta en Almería. En rojo, los carriles ya ejecutados.

La Junta espera que los trabajos, que tendrán un coste de casi ocho millones, estén listos a finales del año próximo

MIGUEL CÁRCELES

El Boletín Oficial de la Junta de Andalucía lo publicará en pocos días, una vez el documento, con la firma del viceconsejero de Fomento y Vivienda, José Antonio García Cebrián, llegue a sus despachos. La licitación se firmó el jueves. Y las empresas tendrán hasta el próximo 1 de diciembre para presentar sus ofertas.

Se trata de la mayor licitación de infraestructura ciclista que jamás se haya hecho en la provincia de Almería: 7,9 millones de euros para construir 27,5 kilómetros de ciclovías -carriles bici, ciclocalles y acerabici- a lo largo y ancho de la capital. Tramos de vía prioritarios para la bicicleta que persiguen reducir el tráfico motorizado y cambiar radicalmente la forma de moverse de los almerienses. «Habrá un antes y un después en materia de movilidad sostenible», dijo, con rotundidad, el número dos de la Consejería que dirige Elena Cortés (IU). Desde su anterior puesto de relevancia pública, director General de Urbanismo y Vivienda en el Ayuntamiento de Sevilla, García Cebrián fue el artífice de la mayor revolución a pedales que se haya experimentado en España.

La capital hispalense, la primera de Andalucía en tomarse en serio que la vuelta de la bicicleta no es algo esnob y de moda sino algo que ha llegado para quedarse, pasó de un 0,5% de movilidad en bicicleta en el año 2006 a un 9% este año. Cada día, Sevilla es escenario de más de 68.000 desplazamientos a bordo de vehículos a pedales. Su exitosa experiencia le ha convertido, según el prestigioso ranking de la consultora de ingeniería Copenhagenize, en la cuarta mejor ciudad del mundo para pedalear solo superada por las tópicamente ciclistas Amsterdam, Copenhague y Utrecht. Eso es, precisamente, lo que se pretende exportar a todo el territorio autonómico con el Plan Andaluz de la Bicicleta, aprobado definitivamente a principios de año.

La Consejería de Fomento ha dividido este ambicioso proyecto de infraestructura para Almería -un primer paso que sirva de reclamo para quienes quieran cambiar su modo de moverse por la ciudad- en dos proyectos independientes: Levante y Poniente. Ambos están separados por una raya imaginaria en el mapa urbano de Almería por las vías del ferrocarril. El área de Poniente (Casco Histórico, centro y norte de la ciudad) contaría con 15 kilómetros de vías ciclistas, la inmensa mayoría segregadas del tráfico rodado. Apenas unos pocos tramos, aproximadamente dos kilómetros, tendrán que compartir espacio con los vehículos a motor. Lo harán mediante ciclocalles en una zona, el entramado existente entre la calle de La Reina y el Paseo de Almería, en el que el tráfico es ya de por sí calmado.

A Levante, 12 kilómetros de vías ciclistas más para conectar los nuevos desarrollos de La Vega con barrios asentados como El Puche, El Zapillo o Las Quinientas Viviendas, y con centros de trabajo como los polígonos industriales de La Mezquita, La Goleta o el Sector 20. En total: 27,5 kilómetros de vías ciclistas por doquier que sumar a los cerca de nueve kilómetros que está ejecutando actualmente el Ayuntamiento y al puñado, disperso e inconexo, que había en servicio hasta finales de verano. Contando la prolija red de carriles para bicicletas existente en El Toyo, Almería sumará, una vez ejecutado por completo el plan -a finales del año próximo- con 68 kilómetros de vías ciclistas para hacer de la bici un vehículo del día a día, para moverse, no solo para pasear y hacer deporte.

«Es la licitación de las dos obras más importantes de la historia de la ciudad en infraestructuras ciclistas. Se demostrará cuando sean una realidad material», exponía García Cebrián. Todo el proyecto ha sido concertado con el Ayuntamiento de Almería. Primero mediante la firma de un convenio marco, el pasado mes de marzo, entre el alcalde, Luis Rogelio Rodríguez-Comendador, y la consejera, Elena Cortés. Y después mediante un calendario de reuniones técnicas entre el personal funcionario de ambas administraciones. «El procedimiento no ha estado exento de dificultades, se ha retrasado algo más de lo que nos habría gustado», reconocía, por su parte, Encarnación Caparrós, delegada territorial de Fomento, Vivienda, Turismo y Comercio en Almería.

Las previsiones de la Junta pasan por que las obras se inicien aproximadamente en el mes de marzo, una vez concluya el procedimiento administrativo de licitación y adjudicación. Los proyectos cuentan con un plazo estimado de ejecución de nueve meses por lo que, aún sin rebajas en los plazos por parte de las empresas, estarían completamente ejecutados para final de año.

Otros cambios

Se prevé una gran competencia entre las constructoras para este proceso concurrente. No en vano, en la licitación de los proyectos del Plan Andaluz de la Bicicleta en Jerez de la Frontera (Cádiz) han participado 24 empresas, algunas de ellas las más importantes constructoras del país.

La implementación de las infraestructuras ciclistas de Almería supondrán, según las primeras estimaciones, que unos 24.900 los trayectos diarios se hagan en bici en la capital, 7.400 de los cuales se restarían automáticamente, al coche. Será el 'perjudicado' de esta nueva forma de concebir la movilidad compartida por la Junta de Andalucía y por el Ayuntamiento de Almería. Se eliminarán de la superficie vial un total de 1.129 estacionamientos, en la mayor parte de los casos, en los grandes ejes de comunicación fuera del centro urbano.

Pero además, este recorte en el número de plazas de estacionamiento tendrá, de seguida, un efecto directo: habrá que reordenar la 'zona azul', que por contrato tiene asignado un número mínimo de plazas. O bien se extenderá su vigencia a otros barrios para suplir la merma de plazas, o bien tendrá que rehacerse el contrato. Estos cambios han sido asumidos de buen grado por el Consistorio.

Por último, se dotará a la ciudad de un mayor número de estacionamiento para bicicletas: 550, enumeró el viceconsejero Cebrián. La nueva infraestructura generará, durante su construcción, un centenar de empleos directos e indirectos asociados. «Está demostrado que la infraestructura ciclista genera más empleo que otras», indicaron, una vez el Plan de la Bicicleta para Almería se ha situado en la casilla de salida del tablero de juego.

 

Fotos

Vídeos