Admite haber intentado matar a su cuñado septuagenario por el uso de la balsa de riego

La fiscal ha considerado que ambos se han "resarcido mutuamente" con los pagos ya realizados hasta el momento, y ha pedido finalmente dos años para S.C.S. y un año y seis meses para J.G.O.

EFE

Dos cuñados septuagenarios se han conformado con penas de dos años y un año y medio de prisión, respectivamente, por un delito de homicidio en grado de tentativa y otro de lesiones en un enfrentamiento a causa del uso de una balsa de riego.

Ambos acusados han aceptado la pena pedida por el Ministerio Fiscal después de que haya sido modificada la calificación inicial de siete y cuatro años de prisión que solicitaba respectivamente para cada uno de ellos, en las que además han sido aplicadas las atenuantes de reparación del daño y dilaciones indebidas.

Durante la vista oral celebrada en la Sección Primera de la Audiencia Provincial, se ha considerado probado que sobre las 10.00 horas del 11 de agosto de 2008, S.C.S. y J.G.O. se encontraron en un cortijo de Somontín, tras unas desavenencias por el uso de una balsa de riego.

Fue entonces cuando ambos comenzaron una pelea en la que S.C.S. utilizó una navaja de 14 centímetros de hoja para asestar tres navajazos en el abdomen a su cuñado, que respondió dándole un puñetazo en la cara, además de golpearlo en el cráneo con una azada pequeña.

J.G.O. sufrió heridas múltiples, con perforación traumática del colon y la cara interior gástrica, además de desgarro del mesocolon, que le han provocado una hernia epigástrica postoperatoria y cuatro cicatrices.

"Estas heridas fueron de tal intensidad que, de no haber recibido inmediata asistencia médica, se hubiera producido su fallecimiento"; apunta la fiscal en su escrito.

Por otro lado, S.C.S. sufrió una herida inciso contusa de 10 centímetros en la región occipital izquierda, excoriaciones y diversas erosiones.

La fiscal acusó a S.C.S. de un delito de homicidio en grado de tentativa por el que pedía una pena de siete años además de indemnizaciones que superaban los 22.000 euros, y a J.G.O. de un delito de lesiones por el que solicitaba cuatro años de prisión e indemnizaciones cercanas a los 6.5000 euros.

Sin embargo, la fiscal ha considerado que ambos se han "resarcido mutuamente" con los pagos ya realizados hasta el momento, y ha pedido finalmente dos años para S.C.S. y un año y seis meses para J.G.O.