Condenado a diez años por matar a un joven en una discusión por una toma ilegal de luz

El jurado popular le declaró por unanimidad culpable de matar, el 27 de abril de 2012, a M.C., a quien disparó con una escopeta de caza del calibre 130 sin tener permiso de armas

EUROPA PRESSALMERÍA

La Audiencia de Almería ha condenado a diez años y seis meses de prisión al joven de 28 años al que un jurado popular declaró culpable de matar de un disparo de escopeta a un ciudadano de Gambia de 19 años, con quien había mantenido una discusión por una toma ilegal de electricidad.

La sentencia de la Sección Tercera impone a A.N.N. la pena mínima por un delito de homicidio al tener en cuenta que el procesado confesó el crimen, así como "su intento de reparar paulatinamente el daño causado efectuando pagos indemnizatorios".

El jurado popular le declaró por unanimidad culpable de matar, el 27 de abril de 2012, a M.C., a quien disparó con una escopeta de caza del calibre 130 sin tener permiso de armas, por lo que la Audiencia le condena, además, a seis meses de cárcel como autor de un delito de tenencia ilícita.

Según se recoge como probado, A.N.N. se personó a las 19,45 horas en el barrio de El Calvario, en el municipio de Cuevas del Almanzora, portando el arma, y abordó a la víctima "a causa de una toma ilegal de energía eléctrica" en un casa-cueva.

El jurado concluyó que, en el "fragor de la discusión", y con ánimo de causar la muerte de M.C., efectuó "muy próximo a él" un solo disparo con el arma, que alcanzó el hemitórax derecho de la víctima y le afectó el pulmón derecho.

El joven gambiano, quien tiene padre y madre para quienes se ha fijado una indemnización de 150.000 euros, murió de "inmediato" por un shock hipovolémico.

La Sección Tercera absuelve, asimismo, a la compañera sentimental de A.N.N. después de que el Ministerio Público decidiese retirar la acusación que pesaba contra ella en la primera sesión de la vista oral.

La mujer se enfrentaba de manera provisional a una petición fiscal de ocho años de cárcel acusada conducir el vehículo en el que, tras el crimen, se dieron a la fuga hasta ser detenidos en Aguilas (Murcia).