Encuentran en Melilla a dos pasajeros del barco de Almería con 800 teléfonos móviles en maletas sin declarar

Dijeron que no tenían "nada que declarar" y sin embargo llevaban artículos valorados en su conjunto en 22.000 euros

EUROPA PRESSMELILLA
Encuentran en Melilla a dos pasajeros del barco de Almería con 800 teléfonos móviles en maletas sin declarar

La Guardia Civil de Melilla ha intervenido un total de 800 teléfonos móviles en el puerto en las maletas y bolsas de dos pasajeros que desembarcaron del ferry que llegó desde Almería, viajeros que han sido imputados por un delito contra la Ley General Tributaria porque dijeron que no tenían "nada que declarar" y sin embargo llevaban artículos valorados en su conjunto en 22.000 euros.

Según ha informado un portavoz de la Comandancia de Melilla, la intervención ha tenido lugar durante la fiscalización de pasajeros y vehículos procedente de Almería y ha sido en un vehículo marca Rover, de matrícula nacional, ocupado por su conductor.

Así, el conductor manifestó al agente "no tener nada que declarar", sin embargo encontraron en el interior del maletero, entre otros efectos, varias bolsas cerradas que contenían gran cantidad de "los envoltorios plegados en paquetes, junto los cargadores y auriculares de teléfonos móviles" de primeras marcas, todo ello correspondiente a mercancía nueva de reciente adquisición, sin dar explicación satisfactoria acerca del hallazgo.

El portavoz ha explicado que el hecho conllevó intensificar el filtro de control sobre los pasajeros que desembarcaban a pie del buque, localizando a uno de ellos, que portaba cuatro maletas de gran tamaño, el cual, al igual que el anterior, manifestó "no tener nada que declarar". No obstante y tras ser invitado al registro del equipaje en el lugar habilitado, localizaron en el interior del mismo "800 teléfonos móviles" de primeras marcas, correspondientes todos ellos a los envoltorios, cargadores y demás accesorios intervenidos minutos antes en el control de vehículos.

El objeto de la mercancía intervenida, de lícito comercio, y con irregularidades en la factura de compra, era introducirlos en la ciudad sin declarar, y su destino final, en función de los modelos y terminales intervenidos, presumiblemente Marruecos, donde se introducen de diversas formas, evitando el pago de los correspondientes aranceles tanto a la importación, como los impuestos a la exportación.

A las personas que transportaba la mercancía, dos ciudadanos españoles con residencia en Melilla, se les imputa una infracción grave a la Ley General de Tributaria, levantándose acta que junto a los efectos intervenidos han pasado a disposición del Jefe de la Dependencia de Aduanas e Impuestos Especiales de Melilla.