La demolición del Toblerone arranca a las ocho de mañana

La plataforma 'Salvemos el Toblerone', se volverá a reunir a las 20:00 horas para tomar nuevas medidas y estudiar la situación

F. G.ALMERÍA
La retroexcavadora permanece parada hasta nueva orden. F. G./
La retroexcavadora permanece parada hasta nueva orden. F. G.

Las obras de demolición del Toblerone empezarán mañana lunes a las ocho de la mañana. Así lo han confirmado a IDEAL fuentes de la empresa encargada del desmantelamiento del edificio. No obstante, este domingo a primera hora han aparecido varios operarios con una grúa especializada. Los trabajadores han llevado a cabo distintos trabajos con el objetivo de preparar la zona de cara a mañana. Así, los operarios han realizado diversas catas en la estructura de hormigón. Si bien, los trabajos han estado principalmente centrados en el taller anexo al gran silo de mineral de 30 metros de alto y 200 de largo podría quedar reducido a escombros en cuestión de meses. En estos momentos, la retroexcavadora se encuentra aparcada junto a un cartel que anuncia la demolición para mañana, 1 de julio.

La plataforma Salvemos El Toblerone ha convocado esta tarde, a las 20 horas, una asamblea a las puertas del colegio Rafael Alberti de la capital. Según han señalado algunos miembros de la plataforma ciudadana a este periódico, la reunión servirá para trazar las líneas de actuación que se llevarán a cabo frente a la inminente demolición del antiguo silo de la Compañía Andaluza de Minas. Asimismo, se volverá a proyectar el documental 'Quiero tener una ferretería en Andalucía', elaborado por los almerienses Antonio Jesús García 'El che' y Javier Navarrete y bajo la coordinación de Carles Prats, que muestra en más de 25 entrevistas los años perdidos del cantante de The Clash, Joe Strummer, por Granada y Almería. La proyección, según han indicado miembros de la plataforma a este periódico, se llevará a cabo junto al puente rojo situado al lado del Toblerone.

Una fuente de ingresos para el soterramiento

El inmueble, construido a mediados de los años setenta para evitar las polvaredas de mineral sobre el barrio de Ciudad Jardín y actuó de almacén. Tras el cese de la actividad en la compañía, en 1996, el almacén fue vendido y actualmente forma parte del plan urbanístico de los terrenos liberados por el Estado a la llegada de la Alta Velocidad. De hecho, la construcción de viviendas y su correspondiente aportación a las arcas públicas tanto en los terrenos del Toblerone como en los de los talleres de Renfe son una de las principales fuentes de ingresos para la ejecución del proyecto de soterramiento de las vías del tren a su paso por la ciudad de Almería.