Los refugios de la Guerra Civil en Almería reabren sus puertas al público tras un "lavado de cara"

Su rehabilitación ha supuesto una inversión cercana a los 100.000 euros

EUROPA PRESSALMERÍA

Los refugios de la Guerra Civil de la capital de Almería han reabierto sus puertas al público tras dos meses cerrados para acometer obras de rehabilitación que, con una inversión cercana a los 100.000 euros, ha permitido intervenir en el desgaste producido por el "paso del tiempo" y la afluencia de visitantes.

El alcalde de Almería, Luis Rogelio Rodríguez-Comendador, ha visitado el enclave turístico más visitado de la ciudad tras la mejora de las instalaciones y ha invitado a los ciudadanos a conocer la historia más reciente tras el importante "lavado de cara".

Acompañado por los concejales de Cultura, Ramón Fernández-Pacheco, y Fiestas Mayores y consejero delegado de la Empresa Municipal Almería Turística, Juanjo Alonso, Rodríguez-Comendador ha recorrido los refugios y ha podido comprobar el resultado de los trabajos.

En concreto, se ha adecentado, adecuado y puesto en servicio el sistema de ventilación, la mejora de las salidas de emergencia y la renovación del sistema eléctrico.

Durante los casi dos meses que ha durado la obra, las instalaciones han permanecido cerradas de forma provisional, pero ahora los usuarios pueden volver a disfrutar plenamente de esta instalación, de martes a domingos de 10,00 horas a 14,00 horas y de 17,00 horas a 21,00 horas. La tarifa general es de cuatro euros e incluye una visita guiada.

El museo refugio de la Guerra Civil

Los Refugios de la Guerra Civil fueron construidos en 1938 por el arquitecto almeriense Guillermo Langle para alojar a la población de la ciudad durante los bombardeos de la contienda. Recuperados en 2007, en ellos se pueden ver documentos y objetos de aquellos años, además de un quirófano utilizado durante los ataques y en el que se salvaron innumerables vidas. A sus galerías, los asistentes pueden acceder por el pabellón de la Plaza Manuel Pérez García, donde también se exponen restos arqueológicos que se descubrieron durante la restauración.

A pesar de que la longitud total de los Refugios superan los cuatro kilómetros y medio, no todos los túneles están interconectados, y hoy por hoy, sólo el más largo está abierto al público, situado bajo el Paseo de Almería. Están construidos a una profundidad media de nueve metros bajo la superficie. Las galerías para refugiarse son de dos metros de anchura y con bancos corridos a los laterales. Las escaleras tienen alrededor de 1,3 metros de ancho y todas tienen forma de L. Todas las galerías y salas tienen bóveda de cañón.

En total, existen 67 entradas a este refugio principal, algunas fuentes las cifran en 101, aunque muchas de estas entradas fueron selladas al dejar de ser útiles. Algunas iglesias, como las de San Pedro o San Sebastián, también contaban con accesos particulares. Se intentaba que no hubiera más de 100 metros hasta una entrada desde cualquier punto de la ciudad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos