La parturienta auxiliada por la Guardia Civil en la A-7 en Almería llamará a su hija Amparo del Pilar

Los agentes de la Benemérita trasladaron a la mujer al Hospital de La Inmaculada, en Huércal Overa, para que fuera atendida

EUROPA PRESSALMERÍA

Amparo del Pilar es el nombre que ha recibido la bebé nacida la madrugada de este jueves después de que su madre fuera auxiliada por una pareja de la Guardia Civil cuando ésta, a punto de dar a luz, se quedó en la carretera ya que se había agotado la gasolina del depósito de su vehículo.

Fuentes de la Comandancia han indicado que la mujer, que pudo llegar finalmente a tiempo al Hospital de La Inmaculada, en Huércal Overa (Almería), dio a luz a las 6,00 horas a una niña de 3,5 kilogramos de peso aproximadamente. En el momento de su ingreso presentaba ocho centímetros de dilatación y contracciones cada dos minutos.

Así, la madre de la pequeña, Amparo Santiago, ha querido agradecer a los agentes que la ayudaron a llegar al centro hospitalario la ayuda prestada, de forma que ha puesto a su hija su propio nombre como el nombre de la patrona de la Guardia Civil. La madre, que tuvo un parto natural, ha sido visitada por varios agentes del puerto de la localidad huercalense.

Los hechos tuvieron lugar cuando la mujer se dirigía, en compañía de su familia, a un centro hospitalario por la Autovía del Mediterráneo a la altura del término municipal de Huércal-Overa en un coche que se quedó sin gasolina.

La actuación ha tenido lugar pasadas las 02,30 horas al observar agentes de la Unidad de Seguridad Ciudadana (Usecic) cómo tres personas estaban empujando un vehículo por el arcén de la A-7 con grave riesgo para ellos y para terceras personas, dada la oscuridad de la noche y la reducida visibilidad.

A continuación, la Guardia Civil comenzó a señalar las maniobras realizadas por el turismo y procedieron a pedir a estas personas que estacionasen el vehículo en un lugar seguro para ellos y para otros usuarios.

Al preguntarles por el porqué de esas maniobras, les explicaron que el turismo se había quedado sin gasolina cuando iban camino del hospital con una mujer embarazada que había roto aguas y tenía contracciones continuas.

La parturienta fue trasladada desde el coche hasta el vehículo patrulla por los agentes de la Guardia Civil, quienes la evacuaron hasta el Hospital Comarcal de La Inmaculada, en Huércal-Overa, donde recibió atención médica.