La defunción del filial del Poli Ejido se certificará esta misma semana

La huelga del plantel continúa y tras no presentarse a jugar el pasado domingo en Málaga, tampoco lo hará en Almería

JAVIER NAVARROEL EJIDO.
El futuro del filial del Poli Ejido es negro y su desaparición se materializará esta misma semana./
El futuro del filial del Poli Ejido es negro y su desaparición se materializará esta misma semana.

Definitivamente o salvo un verdadero milagro, el Polideportivo Ejido B quedará excluido de la competición en el Grupo IX de Tercera División y con ello, dejará de existir el filial celeste, acaparando una de las plazas de descenso, dejándolas en sólo dos.

Precisamente, en la Junta General de Accionistas de la entidad celeste que se celebró el pasado 27 de diciembre se 'dejó caer' que ante la crisis que asola al club, se tomarían decisiones drásticas refiriéndose a la más que posible disolución del equipo filial, algo que en breve días se consumará de manera oficial.

Las dificultades económicas que había entre los miembros del plantel propiciaron que muchos jugadores solicitaran la carta de libertad al club, el cual sólo se la concedió a unos pocos elegidos y esto terminó de minar la paciencia de los jóvenes futbolistas que intuían el que no habría más solución que abandonar el equipo, fuera de la manera que fuera.

Y así surgió la idea de la huelga, la cual comenzó el día 16 del presente mes y que debería haber concluido el domingo pasado, de manera que si no recibían las mensualidades que se les debían, no se presentarían a jugar en los dos encuentros que tenían que afrontar, con lo que el equipo quedaría excluido de la competición.

Sigue la huelga

Pero el infortunio de que, a pocos días antes de la 'celebración' del primero de esos partidos, se produjera un accidente durante las obras de construcción del graderío del campo Municipal de Santa María del Águila, provocó que el duelo en el que el filial celeste se debía medir al Huétor-Tájar quedara suspendido, de manera que la huelga no iba a surtir efecto en el plazo estipulado y así, el plantel comunicó que seguiría adelante con ella.

Llegó el fin de semana pasado y el Poli B no se presentó en Málaga para jugar frente al Atlético Malagueño, por lo que agotaba el primero de sus dos cartuchos para 'pasar a mejor vida', destino ya marcado pues el club envío un comunicado a la Federación Andaluza de Fútbol el pasado viernes, en el que manifiesta su retirada de la competición.

Por lo tanto, tampoco se presentará el próximo domingo al Estadio Juan Rojas, donde debe enfrentarse al Almería B y esto significará que el Polideportivo Ejido B dejará de competir en Tercera y la temporada que viene deberá militar, sin posibilidad de ascenso en 1ª Andaluza, siempre y cuando exista el filial celeste, algo prácticamente descartable teniendo en cuenta la gravísima situación que vive la entidad celeste, que también está luchando por su supervivencia.

Sin solución

Según Juan Carlos Cintas, técnico del filial ejidense «no se ha podido encontrar soluciones para salvar al equipo porque los problemas son económicos y no hay ese dinero, por lo que era algo que todos sabíamos que podía pasar».

Y es que las deudas en el filial no son exclusivas de esta temporada y Cintas comentó que «hay jugadores del año pasado a los que se les deben cinco meses y el club comunicó el cinco de enero que ya no habría más dinero para el filial porque les era imposible reunirlo, así que todo ellos ha motivado la postura que los jugadores que han terninado adoptando».

Además, el técnico celeste ha aclarado que «con la desaparición del equipo, todos quedamos libres desde el día en que se produzca y en mi caso, ya he hablado con el colegio de entrenadores y a esperar a ver qué pasa a partir de ahora, si se me presentan oportunidades para entrenar a otros equipos».

Procedente del comarca de Níjar, Juan Carlos Cintas se hizo cargo del filial celeste en la campaña 08-09 y ha asegurado que «yo estaba a gusto en el Comarca, pero no deseaba ser encasillado y quería seguir creciendo, además de que allí hubo un cambio de directiva y mi continuidad o no continuidad era incierta; vi la oferta del Poli, un club con solera y no me arrepiento de haber tomado la decisión de venir aquí, pero está claro que no me esperaba este final y ya sólo puedo desear al club que el triste suceso de la desaparición de nuestro equipo le sirva para sobrevivir a esa fecha fatídica que es el 31 de julio».

Por su parte, Rafa Rodríguez, segundo entrenador del filial ha declarado al respecto de la desaparición del equipo que «es una pena porque hemos dejado atrás tantos problemas como tuvimos en el inicio de temporada, con casi la mitad de la plantilla haciendo la pretemporada con el primer equipo y lo mal que empezamos en Liga, pero hemos ido cogiendo un tono bueno y no íbamos mal, a pesar de que el equipo casi entero nuevo».

Aunque Rafa Rodríguez se hace eco de que «la situación del Poli es muy crítica y hay que ser realistas, el club no tiene dinero ni ingresos y todos sabemos que los clubes se mantienen por lo económico, así que tenemos que amoldarnos a lo que está pasando aquí y en el 90% del fútbol amateur en España y el club me comunicará en pocos días qué es lo que tiene pensado para mí a partir de ahora».

Fotos

Vídeos