El jugador Mikel Rico deja de pertenecer a la disciplina celeste

La secretaría técnica no puede seguir esperando que los jugadores decidan De todos los que se han ido, no hay ninguno que todavía tenga un equipo

ROCÍO FUENTES| EL EJIDO
DESPEDIDA. Mikel Rico ha dicho adiós a su etapa como futbolista del Polideportivo Ejido. / IDEAL/
DESPEDIDA. Mikel Rico ha dicho adiós a su etapa como futbolista del Polideportivo Ejido. / IDEAL

Ya había manifestado su intención de no continuar perteneciendo a la disciplina celeste. Sin embargo, faltaba llegar a un acuerdo entre el club y el jugador y ese acuerdo ya se ha producido. A día de hoy, el centrocampista vasco Mikel Rico ya ha dejado de ser oficialmente jugador del Polideportivo Ejido.

El principal motivo por el que el jugador ha tomado la decisión de marcharse del club ha sido por la delicada situación económica por la que está atravesando el equipo. Además, la pasada campaña Mikel, que logró el ascenso a la categoría de plata con el Huesca, tuvo la oportunidad de jugar en Segunda División A. Sin embargo, el Polideportivo Ejido lo reclamó y el futbolista vasco tuvo que volver. Por tanto, una de las razones por las que el jugador tenía intención de abandonar el club era para tener la oportunidad de jugar en Segunda A. Una categoría para la que el jugador vasco tiene cualidades de sobra.

A Mikel Rico le restaba todavía un año de contrato en la disciplina celeste. Aún así, el jugador tenía muy clara la decisión de irse y así se lo comunicó al secretario técnico, por lo que entre ambos llegaron a un acuerdo económico y, actualmente, el jugador vasco está totalmente libre para firmar por otro equipo.

Ofertas de otros equipos

A buen seguro que a Mikel Rico no le faltarán ofertas para jugar, ya que calidad tiene de sobra y así lo ha demostrado a lo largo de toda la temporada, llegando a convertirse en uno de los jugadores destacados partido a partido.

Mikel llegó a la disciplina celeste procedente del Conquense. Pero anteriormente, el jugador vasco había pasado por Baskonia y Conquense B. Cuando llegó al Poli Ejido, el equipo celeste militaba en la Segunda División A y al segundo año de contrato, el jugador fue cedido al Hueca, equipo con el que consiguió el ascenso a la categoría de plata. Un ascenso que coincidió con el descenso del Polideportivo Ejido a la división de bronce. En esas fechas, el Poli reclamó la vuelta de Mikel y tanto él como su representante intentaron negociar un año más de cesión o la carta de libertad del jugador. El Poli no accedió y, finalmente, Mikel Rico tuvo que volver a las filas celestes.

El regreso de Mikel

Volvió y lo hizo con la ilusión y la intención de subir al equipo a la categoría de plata pero, caprichos del fútbol, no pudo ser y el día que el Poli Ejido quedó eliminado en el Bierzo, Mikel Rico lloró como el mayor aficionado celeste.

Sin embargo, a pesar de haber vivido una buena etapa en El Ejido y haber realizado una campaña extraordinaria, como es normal, el futbolista ha querido seguir ampliando horizontes y navegar por otras aguas lejanas a la Segunda B y, sobre todo, a los problemas económicos que persiguen a todos los equipos de esta categoría. Por todo ello, Mikel ha dicho adiós al Poli.

No será el único

Mikel Rico se suma, de esta manera, a los casos de Juli y Jorge Molina, quienes ya en su momento decidieron abandonar al conjunto celeste para seguir creciendo como futbolistas. Por lo tanto, ahora son once los jugadores que siguen dependiendo deportiva y económicamente del Polideportivo Ejido. Razak y Valerio, Raúl Gaitán, Charpenet, Juan López, Juan Díaz, Roberto, Antoñito, Nakor, Gregory y Juan Cañadas.

Sin embargo, se prevé que el de Mikel no será el último caso de un jugador que abandone el Polideportivo Ejido, ya que la mayoría tienen contratos muy elevados y, ahora que la economía del club pasará a ser controlada por un administrador judicial, el Poli no podrá hacer frente a dichas fichas económicas.

Por todo ello, las negociaciones entre club y jugadores están a la orden del día y a la espera de que se determine si se llegan a acuerdos económicos o, por el contrario, se rescinden sus contratos.

No obstante, aún hay que esperar quince días para que el juez dictamine si, verdaderamente, el Polideportivo Ejido tiene suficientes argumentos para acogerse a la Ley Concursal. Si es así, a esta historia aún le queda mucho.

Fotos

Vídeos