Medio Ambiente autoriza más de 300 viviendas en la zona del Barranco del Negro

R. D.| TURRE

El Ayuntamiento de Turre ha obtenido la autorización de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta para calificar como suelo urbanizable una parcela de más de 114.000 metros cuadrados situada en la zona del Barranco del Negro.

Medio Ambiente califica de «viable» la propuesta de modificación puntual de las Normas Subsidiarias de Turre para poder llevar a cabo la construcción de cerca de 400 viviendas de carácter residencial con un máximo de tres alturas. Según se especifica en la Declaración de Impacto Ambiental, el desarrollo de este nuevo sector urbanizable «se considera la prolongación y segunda fase del sector SUE R-2 colindante, actualmente en fase de urbanización».

La zona en la que se pretende construir es un área de distribución de la Tortuga Mora, una especie que está en peligro de extinción y cuya conservación es prioritaria para las autoridades de la Unión Europea.

Por este motivo, antes de iniciar las obras, los constructores tendrán que realizar una búsqueda pormenorizada de ejemplares para evitar su desaparición. Además, no podrán trabajar en el período de reproducción, que abarca de abril a julio.

Desde Medio Ambiente se pide al Ayuntamiento que se debe justificar «debidamente la existencia de dotación de agua necesaria, así como la ausencia de impacto cuantitativo negativo sobre los recursos hídricos de la zona». Esto tendrá que tenerse en cuenta antes de la aprobación definitiva de la actuación.