Vícar Goya busca corona Keymare encaja otro duro correctivo ante JD Arrate

Las colegiales abren la Copa de la Reina esta tarde ante Parc Sagunto El ganador juega semifinales el sábado

V. J. H. B. VÍCTOR J. HDEZ. BRU| ALMERÍA ALMERÍA

A las seis de la tarde se alza el telón de la Copa de la Reina de Balonmano Femenino, que se va a disputar desde hoy y hasta el sábado en el Pabellón Municipal de Monóvar.

Precisamente, el primer partido de esta competición va a tener protagonismo almeriense, puesto que enfrentará a Vícar Goya Koppert y a Parc Sagunto, uno de los equipos más poderosos de la categoría.

El conjunto valenciano es, hoy por hoy, tercero en la clasificación, con cinco puntos menos que el líder Itxaco y uno menos que el segundo, Elda Prestigio, mientras que le saca otro al cuarto, que es Mar Alicante Urbana.

El conjunto de Cristina Mayo es claro favorito para llevarse la victoria en este primer cuarto de final de la competición, que dará derecho al ganador a jugar la primera semifinal, el sábado a las cuatro y media de la tarde.

En cuanto al conjunto almeriense, sexto en la tabla con 19 puntos, seis menos que su rival de hoy, Miguel Ángel Florido podrá contar con Soraya García, que tras toda la temporada lesionada, el pasado fin de semana ya estuvo en el banquillo en el choque disputado en Alicante, en el que cayeron frente a Mar.

El otro cuarto de final de la jornada será el que enfrente, acto seguido, a Mar Alicante y Elda Prestigio, a las ocho de la tarde; mientras que para mañana están previstos los encuentros entre el líder de la ABF, Itxaco Estella, y Molly León Cleba por un lado y, por otro, Akaba Bera Bera y el equipo local y clasificado directamente como anfitrión, Monóvar Alicante. A pesar de la amplia desventaja final, no hizo un mal partido ayer Keymare Almería. El problema es que el encuentro sirvió para poner de manifiesto, una vez más, que es casi imposible que pueda ganar un partido en la Liga Asobal, contando con la estructura de equipo y la profundidad de banquillo que tiene.

El conjunto almeriense volvió a dar la batalla, a dejarlo todo sobre el campo, a plantar cara a su rival durante muchos minutos y, al final, terminó perdiendo por nueve goles.

El dato más significativo es que, a falta de diez minutos, el conjunto de Gregorio Borrego perdía por sólo dos goles (22-24) y, en esos diez minutos finales, encajó un parcial de 9-2, dejando el choque no sólo sentenciado, sino con una renta local que el equipo vasco no había alcanzado en todo el encuentro y que no refleja lo que fue el discurrir del juego durante los 60 minutos, pero sí las tremendas dificultades que tiene Keymare Almería para llegar 'entero' a un final de partido.

Fueron diez minutos trágicos, de una impresión tan lamentable como ilusionante había sido la de los 50 minutos anteriores, por parte del cuadro naranja, y en los que se vio claro que un equipo de apenas ocho jugadores de campo no puede competir, en un partido completo, ante otro que cuenta con una plantilla completa.

Antes, el descaro ofensivo de Tioumentsev, Chispi Vázquez y Eloy Félez había permitido al cuadro almeriense no perderle la cara al encuentro, aunque al descanso había llegado con cuatro abajo.

Sin embargo, en la reanudación, Keymare volvió a reaccionar y, a partir de ese momento, 'hizo la goma' en el marcador, alternando desventajas de dos y cinco goles, hasta que llegó el hundimiento final.

Arrate, en el que destacaron Rudovic con ocho goles y otros como Arrieta, Berrios y Stefanovic, de repente vio abrirse ante sí una auténtica autopista hacia la victoria, que no desaprovechó.