Casi 300 menores cumplen con la ley trabajando para la comunidad

Comedores sociales, centros de salud o las sedes de las oenegé son espacios para la reeducación de los jóvenes que cometen un delito menor o una falta

EUNATE SERRANO

Ayudar a dar las comidas en un comedor social, acompañar a personas que han sufrido un accidente de tráfico, colaborar en las tareas de reparto de ropa entre los más necesitados pueden ser algunas prestaciones en beneficio de la comunidad que cumplieron (y aún cumplen) 298 menores en la provincia de Almería durante el pasado año. Una forma de reeducación que obtiene muy buenos resultados y que además se puede completar con las tareas socioeducativas, la Convivencia en el Grupo Educativo, el Centro de Día o la Libertad Vigilada. Durante el año pasado fueron 1.349 los menores atendidos por la Consejería de Justicia. Pero la Junta de Andalucía establece para los menores las prestaciones en beneficio a la comunidad que es una forma que potencia la reeducación del menor que ha cometido un delito menor o una falta. «Se trata de una medida positiva ya que combina el aspecto punitivo y el reeducativo que son necesarios para que los menores aprendan y se den cuenta del hecho delictivo», explicó Pablo Viciana, jefe del Servicio de la Delegación de Justicia en Almería. Para Viciana prácticamente la mayoría de los conflictos que se producen en los centros escolares se podrían resolver con la mediación. «Nuestro objetivo es que el 40 por ciento de los menores atendidos por el Juzgado de Almería puedan resolver los procesos de forma extrajudicial, a través de la mediación sus asuntos con la Justicia», puntualizó Pablo Viciana. El número de resoluciones judiciales que se resolvieron por conciliación, mediación y reparación con el equipo técnico del Juzgado de menores ascendió a 149. Los objetivos Cuando a un menor se le aplica una medida tanto si es privativa de libertad como de medio abierto el objetivo es reeducar. «Las medidas adoptadas están basadas en el sistema reeducativo y, en concreto, las prestaciones a la comunidad tienen la finalidad por norma de que, el delito cometido guarde relación con la dicha prestación para que pueda interiorizar el daño cometido», aclaró Pablo Viciana. Para poder desarrollar este tipo de programas basados en las prestaciones en beneficio a la comunidad, Justicia trabaja de forma estrecha con las consejerías de Medio Ambiente y Salud, la Diputación de Almería, con una treintena de ayuntamientos de toda la provincia, así como con más de veinte asociaciones y organizaciones no gubernamentales que también participan. Antes de aplicar la medida de medio abierto con el menor, los técnicos de la Delegación de Justicia de la Junta de Andalucía se reúnen con la familia para determinar el perfil del éste. «Es una medida necesaria que tiene calado entre los jóvenes que cometen algún delito o falta», puntualizó Pablo Viciana. Más plazas La semana pasada la consejera de Justicia y Administración Pública, Evangelina Naranjo, compareció en comisión parlamentaria para informar de la inminente puesta en marcha en el Centro de Internamiento de Menores Infractores 'El Molino', ubicado en Almería, con plazas que serán destinadas al cumplimiento de medidas de internamiento en régimen semiabierto y cerrado para mujeres. Hasta ahora, la red de centros, servicios y programas implantados por el Gobierno andaluz venía contando con un centro exclusivamente femenino ubicado en la provincia de Cádiz, con una capacidad de 38 plazas. Actualmente existen tres centros de menores en la provincia que son El Molino, Tierras de Oria y el Centro de Inserción Laboral de Purchena. En total entre los tres centros se aplicaron 481 medidas privativas de libertad y casi el doble fueron las de medio abierto -consisten en llevar a cabo todas las actividades de su proyecto educativo en los servicios normalizados del entorno, residiendo en el centro como domicilio habitual- que ascendieron a un total de 898. En estos último existe varios centros y programas concretos como el de 'La Juaida', el grupo educativo que trabaja el 'Programa Enlace' y el 'Programa Orientación e inserción laboral'. En este sentido el equipo técnico de medidas judiciales de medio abierto además de las casi 300 prestaciones en beneficio a la comunidad, trabajo con 382 menores estuvieron bajo régimen de libertad vigilada. Asimismo un centenar de jóvenes realizaron talleres formativo-laborales, 23 personas llevaron a cabo tareas socioeducativas y 24 tuvieron que permanecer en el centro de día. El Programa Enlace contó con 25 personas y está previsto que se ponga en marcha otro grupo educativo de convivencia en la localidad de Carboneras.