Piden la intervención de la Jefatura de Minas en la fuente de Alcaudique

El administrador del riego denuncia la sequía y el aprovechamiento que de este surtidor hacen los propietarios de pozos particulares

LAURA MONTALVO
SECA. El administrador señala el cauce del agua, seco desde hace ya varios días. /L. MONTALVO/
SECA. El administrador señala el cauce del agua, seco desde hace ya varios días. /L. MONTALVO

La fuente de Alcaudique, una de las más emblemáticas de la localidad de Berja lleva casi diez días sin dar agua, «se ha secado porque los dueños de los pozos no hacen más que sacar agua de aquí para venderla,cuando eso no pueden hacerlo», según ha denunciado a IDEAL el administrador del riego en la Vega de Alcaudique, Carlos Ortiz.

El encargado de suministrar a las acequias el agua para el riego, «cargo que ocuparon antes que yo mi abuelo y mi tío», lleva una semana parado «porque la fuente no da agua y no tengo que ir a las acequias a abrir y cerrar su paso». Pero la sequía de la fuente de Alcaudique es más grave que esto, ya que «en estos años sólo se secó una vez, hace unos seis años, y fue sólo un día, pero es que ya llevamos muchos y ya hasta que no llueva no va a haber agua, porque se va a los pozos», asegura Ortiz.

Este problema de escasez afecta a «13.000 celemines de la vega, a zonas como San Roque, Rigualte, Ramal Alto, Benejí o La Cañada, pero como los agricultores y regantes no ven que les falta el agua porque la obtienen del pozo de Cajilón no hacen nada ni se quejan, pero es que ese pozo nunca se ha dejado abierto todos los días, el agua sólo se usaba los jueves y desde que se ha secado la fuente alguien ha dado orden de abrir el pozo a diario, con el consiguiente desgaste que eso va a producir. Ese pozo debe cerrarse y prestar servicio como antes, un día a la semana». Ante esta escasez, que según asegura Ortiz tiene «mucho que ver con el uso que hacen del agua de la fuente los pozos privados, que venden más agua de la que tienen contratada y la cogen de la fuente», el administrador de la Fuente de Alcaudique solicita la intervención de la Jefatura de Minas «para que vigile la aparición de estos pozos y su actividad, porque aquí nunca nadie ha venido a vigilar». Y es que según denuncia hay pozos como el de José María u Oliveros que riegan mucho más terreno del que deberían. También Ortiz pide «responsabilidades a la Comunidad de regantes, porque ante esta situación de sequía de la fuente, que es de su propiedad he ido en busca del presidente de los regantes, José Garzón, pero está de vacaciones y aquí nadie se preocupa por esto». Este diario ha intentado ponerse en contacto telefónico con el presidente pero sin éxito.

La fuente de Alcaudique es la primera que puede verse antes de entrar al municipio de Berja por la carretera de Dalías y da nombre a este primer barrio. Según la web Berja.com está documentada desde el siglo XVI y su aspecto corresponde a la política hidráulica de los gobiernos monárquicos del siglo XIX. Es una fuente de galería, con reja de forja, y una gran acequia, aunque a diferencia de otras fuentes similares, dispone de rasgos ornamentales genuinos: su entorno de piedra, con bancos alrededor para el descanso de la gente, y la galería que está decorada con dos pilastras, arco y una pequeña cornisa con clave.