Aprendiendo a ser mamá

Unas 3.292 mujeres dieron a luz en el Poniente el año pasado, algunas de ellas se prepararon para el parto y cuidados del bebé en las clases de Educación Maternal

M. J. PEDROSA
EN CLASE. Un grupo de embarazadas asiste a las clases de Educación Maternal en El Ejido. /M.J.P./
EN CLASE. Un grupo de embarazadas asiste a las clases de Educación Maternal en El Ejido. /M.J.P.

El municipio de El Ejido cuenta con una de las mayores tasas de natalidad del país. En total, unas 3.292 mujeres dieron a luz el año pasado en la comarca del Poniente, según datos del Distrito Sanitario del Poniente. Así pues, son numerosas las mujeres embarazadas que se preparan para su futura maternidad en El Ejido. De entre ellas, algunas acuden a las clases de Educación Maternal que se ofertan en el Centro de Salud de Ejido Norte, con el objetivo de estar mejor preparadas para afrontar el parto, pero también con el fin de obtener información útil a cerca de los cuidados que necesita el bebé.

En su gran mayoría, las que asisten a estas clases son madres primerizas, que buscan en la Educación Maternal información que «les ayude a tener una vivencia más satisfactoria del parto, además de aprender los cuidados básicos que necesita el recién nacido», explica Emilia Carrera, matrona del Centro de Salud que imparte dichas clases.

Desde luego, para las futuras mamás la Educación Maternal es «muy muy útil» comenta una de las mujeres embarazadas que acude periódicamente a la clase de Emilia.

Y es que para la mayoría de las embarazadas «hay mucha información importante que se da en estas sesiones porque realmente se desconocen muchas cosas». En líneas generales, las mujeres señalaron que «estas clases te ayudan a tomarte el parto como algo natural, a tranquilizarte y olvidarte de los miedos».

Actitud

De hecho, una de las principales ventajas de prepararse para el parto es «la actitud que adquieren las mujeres, de forma que lo viven de otra manera, con otras expectativas», comenta la matrona. Tal es así, que según Emilia, las parturientas que se han preparado «están menos horas dilatando porque están colaborando y conocen que es lo que va a suceder».

Esto se consigue en parte porque a través de los ejercicios que se realizan en estas clases las embarazadas «se sienten seguras, que dominan la situación y que confían en los profesionales que las atienden», señala la matrona del Centro de Salud Ejido Norte. Todo esto, según Emilia, es muy importante porque realmente «el proceso del parto es algo natural, que los profesionales tan sólo se dedican a controlar».

Por otro lado, la matrona señaló como muy importante el papel de la pareja, puesto que «ésta influye mucho en que la mujer esté tranquila durante el parto». Desde luego, la actitud de los hombres ha variado mucho en los últimos tiempos, según indica Emilia, de forma que actualmente se implican mucho más en su paternidad.

Es por ello, que algunos de las parejas, las que pueden en muchas ocasiones, deciden acompañar a las futuras mamás para afrontar el reto juntos.

Y también les resulta muy útil estas sesiones a ellos. «Nos han explicado cómo relajarnos y no ponernos más nerviosos que ellas», señala uno de los 'papás'. A continuación, otro de ellos añadió que «en las clases hemos aprendido la responsabilidad que también nosotros tenemos».

Y es que los hombres de hoy en día cada vez están más concienciados de lo que significa ser padre. Tanto es así que algunos de los acompañantes no dudan en afirmar que no les importaría quedarse al cuidado de sus hijos, mientras 'ella' trabaja.