Un inspector controla las zonas de estacionamiento de las caravanas

Cientos de vehículos de este tipo aparcan en los distintos núcleos costeros ejidenses para pasar unos días Algunos turistas vierten los residuos del urinario en la calle

EUNATE SERRANO

Durante el año son cientos los turistas que llegan a El Ejido y concretamente a los núcleos costeros de Almerimar y Guardias Viejas subidos en sus autocaravanas. Sin duda un medio de transporte que les da libertad de movimiento para conocer no sólo el municipio, sino la provincia en general. La presencia de las caravanas en las distintas zonas de aparcamiento de Almerimar es constante a lo largo del año, aunque es ahora cuando mayor afluencia de vehículos se produce con la llegada del buen tiempo.

A pesar de que su estancia en la zona es positiva pues da un mayor dinamismo a la zona comercial, sí es cierto que en ocasiones llevan a cabo prácticas no respetuosas con el medio ambiente e incluso incívicas como es el caso de vaciar los restos de sus urinarios en alcantarillas no habilitadas a tal efecto. Por esta razón, el Ayuntamiento de El Ejido con el objetivo de prevenir actitudes de este tipo envió ayer a un inspector para controlar los vertidos de los inodoros químicos que poseen los turistas en sus autocaravanas.

«Queremos comprobar que no se están produciendo actitudes incívicas entre las personas que nos visitan, por esta razón hemos enviado un inspector para que controle posibles ilegalidades y que en el caso de que las hubiera procedan a sancionarles», explicó Ignacio Berenguel, concejal de Obras Públicas del Ayuntamiento de El Ejido.

De esta forma desde el Ayuntamiento de El Ejido se han puesto manos a la obra para llevar un control más exhaustivo de cómo viven los turistas en los distintos parkings de Almerimar y Guardias Viejas. Y es que sólo en la mañana de ayer alrededor de sesenta autocaravanas estaban estacionadas en tres zonas de aparcamiento de Almerimar. Si cada una de ellas se deshiciera de sus restos procedentes de los urinarios -con los elementos químicos que ello conlleva- la contaminación medioambiental podría ser importante y constituiría una actitud incívica por parte de los turistas. De hecho, en las instrucciones de uso de este tipo de urinarios químicos se específica que los líquidos han de vaciarlo en un WC público o un lugar adecuado a tal efecto, pero nunca directamente en la calle.

Que una caravana o autocaravana estacione en alguno de los parkings que existen en Almerimar está prohibido. Una señal advierte que si se estaciona la multa asciende a 96,16 euros. A pesar de esta normativa son muchas las personas que la desafían. Si bien es cierto que hay extranjeros que lo hacen de forma cívica respetando las normas de convivencia. Principalmente esta forma de vida la adquieren personas de origen extranjero que provienen en su mayoría de Alemania e Inglaterra y los cuales ya están jubilados.

A pesar de que esté prohibido del estacionamiento en estos lugares resulta normal que se lleve a cabo, pues en el municipio ejidense no existe ningún lugar habilitado para ello como puede ser un camping o similar.