El guitarrero Gerundino Fernández tiene un busto que le recuerda en El Quemadero

La imagen la descubrieron ayer dos de los hijos del almeriense desaparecido recientemente

IDEAL
HOMENAJE. Los hijos descubrieron ayer el busto. / MANZANO/
HOMENAJE. Los hijos descubrieron ayer el busto. / MANZANO

El maestro guitarrero Gerundino Fernández recibió ayer un homenaje póstumo por parte de los almerienses, especialmente, de los vecinos de El Quemadero, con la colocación en la rotonda del barrio de un busto de bronce con su efigie.

Dos de los hijos del 'escultor del sonido' fueron los encargados de descubrir el busto -que es obra de la artista almeriense Maruja García Pérez-, entre la emoción de los asistentes que eran, en su mayoría, vecinos del barrio «donde transcurrió su vida y donde creó y desarrolló los prestigiosos instrumentos que le dieron la fama internacional», como reza en el pedestal sobre el que se asienta la imagen.

Los descendientes del guitarrero mostraron su satisfacción porque «supone el reconocimiento de la ciudad de Almería al trabajo de nuestro padre». «Mi padre llevó siempre el nombre de Almería por el mundo a través de sus guitarras y para nosotros este homenaje supone una gran alegría», expresaron ante los presentes.

Para el alcalde de la ciudad, Luis Rogelio Rodríguez-Comendador, el homenaje a Gerundino Fernández es «el cumplimiento de un compromiso pero, sobre todo, es el reconocimiento a la trayectoria y personalidad de un hombre genial comprometido con su tierra y un irrepetible 'luthier'».

Rodríguez-Comendador adelantó que, desde el área de Cultura, «continuaremos con nuestro objetivo de que personajes de la historia de Almería queden inmortalizados en distintos espacios de la ciudad, al tiempo que embellecemos también el propio municipio».

De hecho, informó de que la avenida de Vílchez tendrá también una estatua en homenaje al torero Relampaguito.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos