Sólo en el mes de enero más de 200 transeúntes reciben asistencia

Se trata de un servicio que presta la concejalía de Servicios Sociales Además, ayudan con el suministro de víveres a las familias más necesitadas

EUNATE SERRANO
RECINTO FERIAL. Dos hombres esperan la comida. /E. S./
RECINTO FERIAL. Dos hombres esperan la comida. /E. S.

El Ejido es un lugar de paso para muchas personas de origen extranjero. En la mayoría de los casos se trata de un municipio en el cual se quedan para encontrar un trabajo que les ayude a vivir dignamente. Pero para llegar a conseguir una salida laboral hay que dar muchos pasos y eso a veces no es fácil y ésta es la realidad de muchas personas. El Centro de Atención a Transeúntes de El Ejido facilita en la medida de lo posible la estancia en el municipio suministrando a estas personas la comida necesaria para pasar un par de días, mientras buscan un trabajo o dónde alojarse.

Desde el Centro de Atención de Transeúntes aseguran que han visto como el número de búlgaros que pasan por el centro se ha visto incrementado. Familias enteras que buscan en El Ejido su nuevo hogar. Actualmente estas instalaciones están sufriendo diversas reformas para adecuarlas mejor al servicio que prestan. «Las obras van a buen ritmo», declaró a IDEAL Miguel Ángel Barrientos, concejal de Servicios Sociales del Ayuntamiento de El Ejido. De la calle Toledo se han pasado al Recinto Ferial de El Ejido, en las antiguas instalaciones de Ejidomar. Ya llevan tres meses trabajando en esta ubicación de carácter temporal.

El proyecto de reforma cuenta con una subvención de 385.000 euros que mejorará el estado del centro que fue creado con el objetivo de cubrir las necesidades básicas tanto de los ejidenses, como de las personas que vienen de fuera. En el proyecto trabajan de forma conjunta el Consistorio ejidense, la Junta de Andalucía y Cruz Roja que es la que se encarga principalmente del suministro de ropa de las personas más necesitadas. Además también reciben alimentos de la Unión Europea (UE) que se destinan a un grupo concreto de familias que viven bajo el umbral de pobreza marcado por la propia UE.

Ropa y comida

El Centro de Atención a Transeúntes cuenta (y contará) con aseos para facilitar la higiene a las personas que lo necesiten. Dispone de un espacio en el que se almacena la comida y otra habitación en la que se guarda la ropa que posteriormente será repartida. Asimismo cuenta con un servicio de lavandería, así como una nevera en la cual se almacenan los alimentos perecederos. También se reparten pañales para las familias que tienen niños pequeños.

A pesar de que son muchas las familias de los distintos núcleos de El Ejido las que suelen acudir al centro, en la actualidad también ha incrementado el número de inmigrantes que se acercan para recibir esta ayuda alimenticia. En el centro trabaja una persona que es la encargada de organizar el suministro de la comida, así como de gestionar el servicio de lavandería y de que todo transcurra con normalidad.

Esta trabajadora también se encarga de lavar la ropa de las personas en situación de dependencia, que no pueden valerse por si mismas y necesitan su ayuda para poder desarrollar su vida dentro de sus posibilidades.

Asimismo, de forma indirecta hay trabajadores sociales que se encargan de evaluar las necesidades de las personas que se acercan hasta el centro y determinar si pueden entrar en la 'lista' que les beneficiará de un servicio de lavandería y de recibir víveres, principalmente. Este centro tiene más trabajo durante los meses de verano que durante el resto del año, principalmente porque la agricultura realiza el parón en ésta época y son muchos los usuarios de este centro los que se quedan sin cobrar estos meses.