Habrá 100 metros sin casas en el Mediterráneo

Los 21 países ribereños que han asistido a la cumbre de Almería adoptarán la misma protección para la costa de la que otorga la ley española, según el compromiso adquirido

M. J. M. (EFE)
VISITA. Los participantes en la Conferencia de las Partes aprovecharon para ver el Parque Natural Cabo de Gata-Níjar. /EFE/
VISITA. Los participantes en la Conferencia de las Partes aprovecharon para ver el Parque Natural Cabo de Gata-Níjar. /EFE

Los 21 países mediterráneos reunidos en la XV Conferencia de las Partes del Convenio de Barcelona, que concluyó ayer en Almería, aprobaron un nuevo protocolo que obliga a las partes a preservar de edificios e infraestructuras los cien primeros metros de la línea de costas.

El Protocolo de Gestión Integrada de la Zona Costera, que será ratificado el lunes en Madrid por todas las delegaciones, es de carácter vinculante. Constituye la «piedra angular» de la conferencia, que se ha celebrado esta semana en Aguadulce con el objetivo de lograr una mayor protección del medio marino y frenar los efectos del cambio climático.

Según indicó el director general de Costas, José Fernández, el acuerdo alcanzado es un «hito» para la conservación de los cerca de 46.000 kilómetros de costa mediterránea, que supondrá «otra forma de mirar al mar» por parte de las administraciones.

Fernández precisó que se trata de un «instrumento muy potente» que estimulará la cooperación y permitirá dejar atrás la «fragmentación territorial, sectorial, administrativa y política» en la gestión de las zonas costeras.

Durante esta conferencia del Convenio de Barcelona, que ha sido organizada por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP) y el Ministerio de Medio Ambiente, se ha aprobado la 'Declaración de Almería', una llamada de atención sobre la «especial amenaza y fragilidad» del Mediterráneo, en palabras del secretario general para el Territorio y la Biodiversidad, Antonio Serrano.

Este documento, que servirá de marco de actuación para la puesta en marcha de planes nacionales, obliga a las partes a establecer en 2012 una red «amplia y coherente» de zonas costeras protegidas en el Mediterráneo y a elaborar un listado de especies marinas amenazadas, que deberá estar listo antes de 2011.

Asimismo, la declaración insta a los países miembros a tomar medidas eficaces para adaptarse a los efectos del previsible avance del nivel del mar y a otros efectos del calentamiento global.

La 'Declaración de Almería' establece, además, la necesidad de fomentar el uso de energías renovables e incluye un análisis del impacto y los riesgos de actividades como la captura de dióxido de carbono en estructuras geológicas submarinas del Mediterráneo.

El Jefe de la División de Protección del Medio y de los Ecosistemas Marinos, Javier Cachón, ha calificado de «éxito» los acuerdos alcanzados en este encuentro, porque, ha dicho, se trata de la primera vez que se afrontan realmente los retos que supone el cambio climático en la historia del Convenio de Barcelona.

El responsable subrayó a Efe, la importancia de este aspecto, puesto que «el coste que suponen las medidas de adaptación al cambio climático es menor al de sus efectos en el futuro».

Cumplimiento

Además de la aprobación del nuevo protocolo de gestión integrada y la 'Declaración de Almería', los representantes han acordado esta semana la constitución de un Comité de Cumplimiento, que velará por la aplicación de las directrices del Convenio.

Asimismo, los países mediterráneos han acordado celebrar la próxima Conferencia de las Partes, que tendrá lugar en Marrakech en 2009.

Según el coordinador del Plan de Acción del Mediterráneo del Convenio de las Partes, Paul Mifsud, alrededor del 40 por ciento de la línea de costas de la región mediterránea se encuentra ocupada por carreteras, infraestructuras y edificios, una cifra que dentro de 20 o 25 años podría alcanzar el 50 por ciento de ese territorio.

Fotos

Vídeos