La perrera municipal cierra al no contar con instalaciones adecuadas

Los animales que se recojan serán trasladados a una protectora de Almería El Ayuntamiento está trabajando en un programa de adopción de mascotas

M. J. PEDROSA

La perrera municipal de El Ejido dejará de existir en breve. De hecho, hace cuatro meses que cerró su horario de atención al público, aunque aún sigue acogiendo algunos animales. El motivo de esta actuación por parte del Consistorio ejidense se debe principalmente a la imposibilidad de ajustarse a los requisitos que exige la ley, que demanda un espacio muy amplio. Por todo ello, el Ayuntamiento ha considerado que la mejor opción será trabajar con una protectora de animales, que probablemente será la de Pechina.

Según ha explicado la concejal de Sanidad, Participación y Consumo, Aurora Valero, «es imposible ajustarse a la ley, ya que para conseguir una perrera de las características que se exigen, se tendría que construir un local de última generación, algo que no creo que pueda cumplir ningún municipio». Asimismo, la edil explica que es difícil encontrar un espacio amplio adecuado y al mismo tiempo no molestar a los vecinos con el ruido que siempre conlleva el reunir muchos animales.

Además, Valero ha aclarado que desde el Consistorio se quiere trabajar «en el tema de la adopción más que en el del sacrificio». Tanto es así, que desde el Ayuntamiento anuncian que sacarán en breve un programa de adopciones de mascotas.

Por el momento, el adoptar un perro resulta un poco complicado para la persona interesada, sobre todo porque no está claro al número de teléfono al que hay que llamar. Actualmente, el servicio de Lirola, que sigue estando a cargo de la recogida de animales, aclara que ya no gestiona las adopciones y remite al interesado al Ayuntamiento de El Ejido.

En Pechina

Por su parte, la concejal de Participación, Sanidad y Consumo afirma que la mejor forma de adoptar un cacharro es ponerse en contacto con algún veterinario de la zona o llamar a 'Animal Service', cuyo número de teléfono es el 679 41 89 55.

Si llama a este número de teléfono, le atenderán desde el S.O.S Albergue de Perros de Pechina, donde le indicarán lo que debe hacer para adoptar un perro.

Una vez elegido el animal, tiene que realizar un contrato de adopción, en el que se compromete a atenderlo bien. «Lo que se pretende con este contrato es concienciar a a la gente de que el animal que se llevan ya ha sido abandonado y necesita un cuidado y buen trato», afirman desde el Albergue. Asimismo, antes de llevarse al perro es necesario que se pongan al día las vacunas, el microchip y el esterilizado, según estipula la ley. Todo este proceso cuesta unos 60 euros en los cacharros y alrededor de 100 euros en los perros adultos.

También se puede realizar la adopción a través de un veterinario. Así, por ejemplo, desde el Centro Veterinario del Poniente en El Ejido aseguran que cuentan con fotografías de los perros que aún aloja la perrera municipal, así como de cacharros de personas particulares que quieren regalarlos.

Una vez elegido el animal, a través de las fotografías, el Centro Veterinario le facilita un número de teléfono para que se ponga en contacto con los cuidadores de la perrera municipal. Si son cachorros no hay que ponerles ningún tipo de vacuna. Si son adultos, necesitan obligatoriamente las vacunas de la rabia y el microchip. Todo ello, en la actualidad se realiza en la perrera municipal, donde veterinario acude antes de la recogida del animal por parte de la persona interesada.

Por otro lado, desde el centro veterinario de Santa María del Águila, que es el encargado de atender las necesidades de la perrera municipal, afirman que los costes de adoptar un animal «no son muchos».

Por un lado, hay que pagar la vacuna de la rabia, que asciende a 20 euros. A esto hay que añadir la colocación del microchip, si no lo tuviese, que son 35 euros. Finalmente, hay que pagar el cambio de nombre de propietario, que es de 12 euros. También existe la posibilidad de adoptar una mascota en otras protectoras más cercanas al municipio de El Ejido, como en La Mojonera.