Otro deseo: Una placa para «las 7.000 personas encarceladas» en El Ingenio

A. L. O.

El mayor deseo de los familiares de los fusilados en el cementerio de San José es tener un monumento en su recuerdo en las instalaciones. Pero no es el único.

Francisco Ortega detalló que otro de sus objetivos es lograr colocar una placa en la zona de El Ingenio en la que se rinda homenaje «a las 7.000 personas que fueron encarceladas allí». De allí sacaron a su padre, el que fuera alcalde de Gádor Torcuato Ortega Martínez después de tres años y medio de prisión para llevarlo a matar.

Era el 28 de enero de 1943. Fue la misma noche en la que también le llegó la hora a Francisco Alcaraz Salas, que también vivía en Gádor. Tenía dos hijas de seis y ocho años -que ayer acudieron al cementerio- a las que hacía juguetes durante su estancia entre rejas. La familia aún recuerda que un amigo le advirtió de que lo mejor que podía hacer era irse a Francia ya que tenía posibilidades económicas para hacerlo. Pero decidió quedarse, narra una de sus hijas, porque «no había hecho nada, no cometió ningún delito» salvo estar «afiliado a la Unión General de Trabajadores (UGT)».

La nieta de este hombre, que perdió la vida con 33 años, sonríe levemente cuando comenta: «Imagina la cara que se le puso a mi madre cuando por cuestiones de trabajo le dije que estaba dentro de la UGT». Son sólo dos ejemplos de parte de la historia.

Fotos

Vídeos