Ideal

Granada, 2 nov (EFE).- El Defensor del Pueblo Andaluz, Jesús Maeztu, ha mostrado su preocupación por la falta de respuesta consensuada frente al problema que sufren los vecinos de la urbanización Cármenes del Mar, ubicada en el municipio de Almuñécar (Granada) y que sufre graves daños estructurales.

Según han informado hoy los afectados en un comunicado, la Oficina del Defensor ha admitido a trámite la queja presentada por los vecinos y afirma que se han iniciado las actuaciones ante los organismos correspondientes.

El titular de esa institución se ha dirigido a la Delegación del Gobierno en Andalucía, a la Viceconsejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio y al Ayuntamiento de Almuñécar para exponer su preocupación por el hecho de las gestiones desarrolladas hasta ahora no hayan hecho posible alcanzar una respuesta consensuada ante sus demandas.

En ese sentido, la Oficina del Defensor se ha puesto a disposición de las tres administraciones para facilitar un acuerdo entre las partes que permita dar una solución a las más de 400 familias de la urbanización.

En todo caso, asegura el Defensor según los vecinos, su departamento no dejará de interesarse en que se haga un esfuerzo de todos para estabilizar los terrenos y evitar nuevos deslizamientos en la referida urbanización.

"Damos las gracias al Defensor del Pueblo Andaluz por hacer suya nuestra reivindicación y por entender la necesidad urgente de medidas que permitan paralizar el deterioro de las viviendas, algunas de las cuales ya han sido desalojadas, y de la propia urbanización", ha explicado un portavoz vecinal.

Hace varias semanas los vecinos de la urbanización Cármenes del Mar de La Herradura, con graves daños estructurales, calificaron de "indignante" que el consejero de Justicia, Emilio de Llera, reconociera que no acometería medidas de emergencia y lamentaron que abandonara así a 400 familias.

Las viviendas de la urbanización se vendieron entre los años 2001 y 2005 por precios que rondaron los 100.000 euros y desde su construcción, la ladera de Cerro Gordo en la que se ubica ha sufrido corrimientos de tierra que han ocasionado el derrumbe de algunas de las casas, la clausura por riesgo de otras y desperfectos graves en la mayoría de las viviendas.