3 razones por las que las fundas con imán pueden acabar con tu móvil

3 razones por las que las fundas con imán pueden acabar con tu móvil

Algunos análisis de funcionamiento de estos accesorios indican que es posible que el dispositivo se vea dañado por un excesivo uso

FRAN JUSTICIA

Los amantes de recordar aquellos móviles Nokia de la serpiente que son capaces de resistir a una bomba nuclear han encontrado un nuevo argumento de peso para seguir cargando contra los actuales Smartphone, y es que no solo pueden romperse al caer al suelo o rayarse con facilidad, no, ahora llevar fundas tampoco es seguro para ellos.

Según varios análisis de funcionamiento de diversas fundas, el uso de estos accesorios solo protege al teléfono frente a pequeños rayones y golpes leves, pero no es un salvavidas que pueda asegurar el buen estado del teléfono después de una fuerte caída. Por si fuera poco, algunas fundas como las de imán podrían dañar severamente la pantalla y la batería del terminal. ¿Por qué? Sigue leyendo y te lo contamos todo, así después podrás aprovechar los descuentos en fundas para móviles y tablets de Descuentos Ideal y conseguir cualquier otro protector para tu aparato, pero recuerda, nada de fundas con imán.

En primer lugar, la pantalla es la principal afectada por cubrir nuestro teléfono con fundas de imán, ya que si este es muy fuerte puede ocasionar deterioro del color de las imágenes, así como también puede reducir el número de píxeles “vivos” que posee la pantalla. No obstante, esto no ocurrirá si hacemos uso de este tipo de fundas durante un periodo corto de tiempo, sino por un uso diario durante más de cuatro meses.

Por otro lado, la antena del móvil también puede verse afectada, aunque la probabilidad es menor. El daño en este caso ocasionaría ciertas interferencias a la hora de recibir o realizar llamadas, así como también mientras escuchamos la radio o navegamos en internet.

La última gran perjudicada por el uso de este tipo de fundas es la batería del Smartphone, ya que las transferencias magnéticas que emite el imán pueden reducir hasta en un 30% la duración de la misma, ocasionando que debamos cargar el móvil con mayor frecuencia y reduciendo por ende el ciclo de vida útil del producto.

Todos estos daños se deben a que estos teléfonos poseen componentes eléctricos que reaccionan con el imán, alterando los terminales día tras día, por lo que a largo plazo puede ocasionar que estos dejen definitivamente de funcionar.

Por todo ello, te recomendamos que te decantes por otro tipo de fundas, como las típicas de velcro o las que han sido diseñadas para incluir directamente el dispositivo dentro de ellas. No obstante, recuerda, si te parecen cómodas estas fundas, estos datos no tienen porqué hacerte dejar de usarlas, puesto que los daños mencionados se producirán siempre a largo plazo, así que si eres de los que hace uso de estas fundas de forma esporádica, no tienes de qué preocuparte.

Fotos

Vídeos