Leer las venas de la mano para identificar a los niños de India

Niños de Bangalore identificados con el sistema./RC
Niños de Bangalore identificados con el sistema. / RC

La tecnología Palm Vein de Itwillbe y Fujitsu consigue identificar biométricamente a más de 11 millones de menores que vagan por las calles del país

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZMadrid

Millones de personas en el mundo no poseen un documento que certifique su identidad, haciéndolos invisibles. Millones de niños sin hogar vagan por las calles convirtiéndose en la cara más invisible de la pobreza. Solo en India, 11 millones de menores están en esta situación. Ante esta catástrofe, la tecnología puede ser usada para servir a la sociedad y ayudar a los más desfavorecidos.

Es lo que decidió hacer la organización Itwillbe, que trabaja en la implantación de un sistema de identificación biométrica con la tecnología Palm Vein desarrollada por Fujitsu. Se trata de un lector de venas de la palma de la mano que consigue identificar fidedignamente a cualquier persona, aunque por el momento el proyecto se reduce a los niños de la calle en Bangalore (India).

El sistema se basa en un lector que captura e identifica a los usuarios mediante exploración infrarroja de las venas y su oxígeno, a través de la palma de la mano en apenas un segundo. Cada patrón es único y se mantiene durante toda la vida. El reflejo de los rayos infrarrojos emitidos iluminan la palma de la mano y son absorbidos por la hemoglobina de la sangre. En cuestión de segundos aparece la fotografía de las venas en el sistema. “El patrón no cambia con la edad, lo cual hace la solución altamente fiable en proyectos con niños”, explica a este diario Arancha Martínez, fundadora de Itwillbe.

El proyecto denominado ChildMISS tiene como objetivo llegar en el futuro a los 11 millones de niños afectados en todo el país. Se trata de un trabajo “solidario, fiable, autónomo, portable, multilingüe, sencillo y seguro”, que se ha iniciado ya en la ONG Don Bosco para crear una base de datos correcta de los menores y hacer más eficiente el trabajo de intervención social de los centros, según asegura Ignacio Garicano, director de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) de Fujitsu.

Arancha Martínez afirma que comenzó con ello porque “no se conformaba” con desarrollar proyectos tradicionales de cooperación. “Siempre quise dejar huella en el sector, hacer algo más útil, que pudiera realmente marcar una diferencia en la forma de luchar contra la pobreza”. Itwillbe está ya en negociaciones con agencias de cooperación, emergencias y las que trabajan en defensa de los Derechos Humanos para que introduzcan esta tecnología única en el mundo.

Aspira, como objetivo clave, a convertirse en un referente en el entorno de la identificación de los más desfavorecidos, “de los invisibles”. “Esperamos arrancar nuevos proyectos en otros países de la mano de nuevas ONGs en 2018”, asegura Martínez. Trabajan para implementar este sistema en la protección de niños talibés (niños de entre 4 y 14 años que han sido entregados por sus padres a los Marabús, maestros de las escuelas de Senegal y Guinea Bissau), así como a minorías de Senegal y Túnez.

Antes de ser implantado, se ha hecho un proyecto piloto en el colegio de Madrid St. Michael’s School con niños de 6 y 14 años, con un éxito rotundo al conseguir un 100% de acierto en la identificación de los menores con esta tecnología.

Fotos

Vídeos