Ideal

La startup británica ya ha implantado más de cien proyectos en todo el mundo.
La startup británica ya ha implantado más de cien proyectos en todo el mundo. / Pavegen

Zapatillas 3.0 para cargar el móvil

  • gadgets

  • Una hora de uso de un smartphone equivaldría a 5.000 pasos

En 2009, el fundador de Pavegen, Laurence Kemball-Cook, decidió aprovechar las pisadas de los viandantes para generar energía y así nacieron las baldosas inteligentes de esta startup británica que ya ha implantado más de 100 proyectos por todo el mundo, entre ellos un campo de fútbol en Brasil.

Las propias baldosas cuentan con un dispositivo de almacenaje que se recarga con cada pisada y puede servir para dar energía a focos o soluciones de navegación, como explica Pavegen en su web.

Sin embargo, el equipo de I+D liderado por el propio Laurence han decidido incorporar ese sistema al calzado para aprovechar la energía que genera la persona al caminar. "Podrías ir al trabajo andando y cargar el móvil de camino en lugar de esperar hasta llegar a casa. Los corredores podrían cargar sus reproductores de música sobre la marcha", explica el promotor de la idea.

Por el momento, las baldosas inteligentes de Pavegen generan hasta 12 voltios de corriente continua cuando son pisadas. El nuevo diseño de la startup para calzados, ya están en contacto con grandes marcas del sector, pretende incorporar un sistema que monitorice los pasos de forma inalámbrica y así rastrear los patrones al andar.

Dificultades del proyecto

Sin embargo, el principal obstáculo al que se ha enfrentado hasta el momento el equipo de Kemball-Cook es a la eficiencia y al tamaño del dispositivo a instalar en el calzado de los viandantes. "La tecnología necesita ser mucho más pequeña y ligera, además de poder soportar presiones de pisadas a un ritmo mayor de lo habitual".

Además por el momento tampoco han logrado cómo trasladar la energía generada en las pisadas al móvil. "La clave será adaptar la tecnología para un compuesto de suela que funcione, pero que también proporcione un confort excepcional", sentecia Kemball-Cook.