Ideal

Los terribles efectos de pasar muchas horas mirando una pantalla

Los terribles efectos de pasar muchas horas mirando una pantalla
  • Un reciente estudio ha demostrado que un 65% de la población presenta síntomas relacionados con el tiempo que pasan mirando dispositivos informáticos

Estamos en la era digital y, en consecuencia, mucho más expuestos a la fatiga visual. De hecho, el 73% de los menores de 30 años la sufren, según The Vision Council, una asociación profesional de ópticos de EEEUU. Un reciente estudio ha demostrado que un 65% de la población presenta síntomas relacionados con el tiempo que pasan mirando dispositivos informáticos, tales como dolores de cabeza y cervicales, cansancio, ojos secos, visión borrosa o sueño interrumpido.

Tal y como afirma la web del Foro Económico Mundial Roy Hessel, nuestros cuerpos y nuestros ojos no están diseñados para este estilo de vida. No obstante, ha llegado un momento en el que lo hacemos absolutamente todo a través de una pantalla digital: compramos, leemos, jugamos y nos comunicamos a través de dispositivos electrónicos.

Al parecer, cuando realizamos estas tareas, abrimos más los párpados sin advertirlo y, por lo tanto, exponemos los ojos a mayor cantidad de luz. Esto hace que aumente la temperatura de los glóbulos oculares y que las lágrimas se evaporen mucho más rápido. Además, solemos parpadear mucho menos de lo necesario cuando miramos una pantalla. Lo adecuado es hacerlo al menos 15 veces por minuto.

Según afirma Nielsen, una empresa líder en medición de audiencias, los norteamericanos pasan más de 11 horas al día interactuando con dispositivos digitales. Además, un informe prevé que en 2020 usaremos una media de seis dispositivos informáticos al día para trabajar, algo muy preocupante si tenemos en cuenta el tipo de luz. Los dispositivos modernos emiten HEV (Luz visible de alta energía), considerada muy peligrosa para la retina.

Para evitar estos y otros problemas de la vista, debemos buscar paisajes que relajen la vista cuando estemos fuera del trabajo e ir descansando cada cierto tiempo (unos 20 minutos), cuando estamos muchas horas delante de una pantalla. Lo más conveniente es realizar estos descansos mirando un horizonte lo más lejano posible y sin hacer esfuerzos por enfocar.

Además, debemos mantener una distancia de 30 centímetros aproximadamente y un ángulo que os obligue a mirar hacia arriba, huir de los reflejos y fuentes de luz directas, parpadear frecuentemente, cerrar los ojos de vez en cuando durante unos segundos moviendo los globos oculares y usar productos humectantes para aliviar el cansancio y la sequedad.