Ideal

Seis características del próximo iPhone que harán que no te compres el 7

Seis características del próximo iPhone que harán que no te compres el 7
  • Apple prepara para el año que viene un teléfono con un diseño y un hardware espectaculares como homenaje a Steve Jobs cuando se cumple el décimo aniversario del lanzamiento de su primer móvil

Con el iPhone 7 recién instalado en las vitrinas de las tiendas de todo el mundo, con falta de stock incluida, la maquinaria de Apple trabaja ya en el modelo que saldrá el año que viene. Y no es para menos. En los mentideros tecnológicos se da por hecho de que la compañía de la manzana mordida echaría la casa por la ventana, ya que la próxima edición del terminal coincide con el décimo aniversario del primer iPhone. No resulta extraño, por tanto, que el próximo teléfono se haya convertido en una especie de santo grial para los acólitos de la compañía fundada por Steve Jobs. El terminal definitivo con el que barrer a Samsung, su principal adversario capaz de crear unos Galaxys casi futuristas gracias al diseño espectacular de sus pantallas curvas y un potente hardware que ha logrado ensombrecer a los productos de la compañía estadounidense. Como no podía ser de otra forma en una época en el que las filtraciones tecnológicas están a la orden del día, ya se puede vislumbrar cómo será el próximo teléfono estrella de Apple. Estas serían algunas de las características de este modelo que se lanzaría en septiembre de 2017, según la rumorología que inunda desde hace meses Internet.

1. Pantalla curva y Oled

Todos los expertos en tecnología dan por hecho que el iPhone 8, si es que finalmente se llama así (algunos apuestan por que lleve la etiqueta de X aniversario), cuente con una pantalla curva para contrarrestar la característica más llamativa de los últimos Galaxys de Samsung. Es más, Apple abandonaría los paneles del tipo LCD para sustituirlos por los Oled, que permiten visualizar las imágenes con colores más vivos, como las de su competidor coreano.

Tampoco se descarta que el modelo plus cuente con una pantalla qHD, uniéndose así a la tendencia actual de colocar este tipo de resolución en los paneles de 5,5 pulgadas en adelante. Y es que los iPhones, con sus pantallas Full HD, no pueden permitirse seguir un año más por detrás de sus principales adversarios.

2. Nuevo diseño

La utilización de las nuevas pantallas permitiría a Apple cambiar, por fin, el diseño de sus teléfonos, que se mantiene invariable, nuevos colores aparte, desde hace tres generaciones. Y es que a la compañía de Cupertino no se le perdona que haya sacado el iPhone 7 con la misma apariencia, con marcos de gran tamaño incluidos, del año pasado, un diseño que palidece si lo comparamos con los de los últimos Galaxys. Las buenas noticias es que la empresa de la manzana dotaría así nuevo buque insignia con una pantalla que ocuparía todo el frontal, insertando en ella un botón de inicio virtual con sensor de huellas incluido. Y todo ello gracias a su tecnología Force touch que permite realizar diferentes acciones dependiendo del tipo de presión que hagamos sobre la pantalla.

Respecto a los materiales utilizados en su apariencia exterior, todo indica que Apple volverá al cristal, como hizo con los iphones de cuarta generación, y como hizo en su día Sony y ahora Samsung. Hay un rumor, aunque poco consistente, que señala que los estadounidenses utilizarían la cerámica, presente en la segunda versión de sus relojes inteligentes, para crear una especie de teléfono exclusivo. El elevado precio de este material, un Apple Watch cuesta 1.469 euros si lo queremos con este tipo de caja, pone en duda esta supuesta filtración, ya que el terminal podría alcanzar un precio prohibitivo para los bolsillos de la mayoría de los mortales.

3. Carga inalámbrica y rápida

Está visto que tras la polémica eliminación de la toma jack para los auriculares en el iPhone 7, Apple parece empeñada en que su teléfono no utilice cables de ningún tipo. Ni tan siquiera para cargarlo. Por ello, se espera que el móvil del décimo aniversario cuente con carga inalámbrica, una característica ya presente, por otro lado, desde hace años en muchos teléfonos. Asimismo, se supone que el nuevo teléfono contará con la tan demandada carga rápida para disminuir los tiempos en los que debe de estar anclado a un enchufe.

4. Acceso a la realidad virtual

Las virtudes fotográficas del iPhone 8 no tendrían que ser muy diferentes al actual, sobre todo teniendo en cuenta el novedoso doble objetivo presente en el modelo plus y que permite acercar la imagen con una calidad de imagen muy similar a la que aporta el zoom físico de las cámaras. Por tanto, lo que prepararía Apple es un paso más allá: su incursión en la realidad aumentada en el que podamos contemplar el mundo que nos rodea desde la pantalla del iPhone con diversos añadidos tridimensionales que nos aportaría información extra como, por ejemplo, un letrero virtual que aparecería cuando entramos a una cafetería para ofrecernos algún tipo de descuento.

Asimismo, también se especula con que el próximo iPhone tenga la posibilidad de escanear objetos en tres dimensiones para que se puedan reproducir en impresoras que utilizan esta tecnología con el objetivo de crear copias idénticas a menor tamaño de la realidad.

5. Nuevo procesador

Como suele acontecer siempre con cada cambio de generación, Apple dota al último modelo de un procesador más potente que el anterior, entre un 30 y un 40%. Pues bien, parece que el A11, al que ya se había encargado su fabricación a TSMC, podría doblar su capacidad de cálculo con un considerable ahorro energético que permitiría incrementar sus horas de autonomía con la misma batería.

6. Nueva característica rompedora

Aquí ya nos adentramos en un mar de especulaciones. Cada cierto tiempo, Apple ha dotado a su teléfono de una característica totalmente novedosa. En el iPhone 4s fue Siri, su asistente virtual que supuso un antes y un después en el mundo de los smartphones, mientras que para el 6s se creó el citado Force Touch con el que tener acceso a todas los menús de una aplicación con solo pulsar su icono. En ese sentido, para el iPhone 8 se espera una característica de la que carezca su cada vez más creciente competencia como que cuente con una pantalla flexible para que se convierta en un iPad o la capacidad de proyectar imágenes holográficas con las que se pueda interactuar. Algo que suponga un antes y un después en el sector de la telefonía móvil como cuando Steve Jobs se subió a un escenario en 2007 para presentar el primer teléfono con pantalla táctil del mercado. La única duda es si a esta Apple postJobs se le ha agotado la capacidad de sorprender al mundo. Y es que los genios no son fáciles de sustituir.