Ideal

El sencillo truco para lograr que tu smartphone dure mucho más

El sencillo truco para lograr que tu smartphone dure mucho más
  • Con un poco de ingenio podemos alargar la vida de nuestro smartphone sin demasiado esfuerzo ni coste

La tecnología avanza a pasos tan agigantados que la vida útil de nuestros smartphones es cada vez menor. Por eso, cuando tenemos cualquier rotura o deterioro en nuestro teléfono inteligente solemos optar por cambiarlo por otro, en lugar de repararlo.

El alto precio de reparación suele ser el principal motivo por el que nos decantamos por renovar nuestro aparato. Sin embargo, hay veces que con un poco de ingenio podemos alargar la vida de nuestro smartphone sin demasiado esfuerzo ni coste, siguiendo, por ejemplo, los siguientes consejos:

Arañazos

Usar una funda y un protector de pantalla es indispensable para mantenerla en buen estado, pero si no quieres gastarte ni un euro, siempre puedes usar cinta adhesiva transparente. Por otro lado, puedes reparar las ralladuras utilizando un papel de lija muy fino.

Batería

Si la batería empieza a darte problemas, por pequeños que sean, cámbiala cuanto antes. No obstante, para que dure más, es necesario que no abuses del uso de tu smartphone, apagando las aplicaciones que no uses, el WiFi o reduciendo el brillo de la pantalla.

Rotura de pantalla

La rotura de pantalla es uno de los motivos más habituales por los que se decide cambiar de móvil, ya el coste del cambio suele ser muy elevado. No obstante, siempre puedes hacerlo tú mismo y ahorrarte unos euros. Existen muchos tutoriales en Internet que te ayudarán en tu propósito.

Sobrecalentamiento

Cuando un teléfono se calienta demasiado puede provocar problemas de batería y hacer que el móvil se deteriore antes de la cuenta. Una opción para evitarlo es un gestor de aplicaciones para evitar que el dispositivo gaste más energía de la necesaria. Por otro lado, las fundas de plástico o silicona no deben estar puestas las 24 horas, mejor que lo dejes reposar todo lo que puedas.

Conectores

Para mantener limpios los conectores, basta con un bastoncillo de algodón o un palillo de dientes. Si lo mantienes limpio, por dentro y por fuera, evitarás que se llenen de polvo y que se precipiten las averías.