Ideal

Innova

'NBA 2K15', la confirmación de una estrella

Una captura de 'NBA 2K15'.
Una captura de 'NBA 2K15'. / 2K
  • El simulador de baloncesto por excelencia cuenta, por fin, con una versión para Xbox One y PlayStation 4 a la altura de las expectativas

Desde hace unos años, la serie 'NBA 2K' comienza siempre con un partido. En esta ocasión se trata de la final de la pasada campaña, la que enfrentó a los San Antonio Spurs contra los Miami Heats. El encuentro da resultado: es una forma rápida de echar un vistazo, a pie de pista, a algunas de las novedades que trae esta nueva edición del simulador de baloncesto y además logra evitar que el usuario se trague la tediosa instalación. Durante el partido, suena el 'Personal Jesus' de Depeche Mode evidenciando que, esta vez sí, Visual Concepts, el estudio de 2K, ha dado con la tecla musical con la lista de canciones más ecléctica hasta la fecha, escogida por el artista detrás de 'Happy', Pharrell Williams.

Más allá de esta introducción, la primera novedad llega en los menús. No solo los han pulido gráficamente -¡por fin parecen 'next-gen'!-, sino que abandonan en cierta medida esa complejidad que afecta a las sagas deportivas que llevan años entre nosotros -sí, FIFA, esto también va por ti-. Moverse por ellos ha evitado el sistema de ensayo y error, ahora intuitivamente uno se dirige a donde quiere.

Una vez en la cancha, Visual Concepts vuelve a poner de manifiesto por qué no tiene rival en lo que a simulación deportiva se refiere. El stick izquierdo vuelve a ser el sistema nervioso del Durant o Gasol de turno en la pantalla, ejecutando las órdenes del usuario a la perfección, mientras se mantiene el stick derecho para mover el balón, bien con el jugador desplazándose o parado, y ejecutar diferentes driblings, amagos, tiros... Al pase picado con el uso del gatillo izquierdo y la X, se le añade un pase bombeado con el triangulo, muy útil para llevar la amenaza desde la periferia al poste bajo.

El tiro, perfeccionado

Pero la gran novedad de NBA 2K15 reside en el sistema de tiro. Hasta ahora, era difícil certificar si un lanzamiento a canasta se había ejecutado a la perfección o no, más allá de que entrara por el aro. Bien es cierto que en los últimos años el juego devolvía una nota al jugador tras cada lanzamiento, pero aprender el 'timing' de la acción de tirar seguía siendo algo difícil para aquellos usuarios que no le dedicaban muchas horas al juego, ya que las mecánicas de tiro cambian de unos jugadores a otros. Ahora, Visual Concepts se ha sacado de la manga un sistema visual en tiempo real que indica si se está ejecutando el tiro correctamente.

En resumen, se trata de un semicírculo a los pies del lanzador con una marca en el centro. Al apretar el botón de tiro, el semicírculo se colorea y justo al llegar a la marca es cuando debe soltarse. Además, este sistema posee un segmento de color azul que rodea la marca central de tiro: cuanto mejor es el tirador y mejor ubicado está, este segmento crece, aumentando las posibilidades de éxito en el tiro aunque el botón no sea soltado justo en el centro pero sí dentro de ese segmento. Desde luego, es un añadido que ayuda a mejorar el 'timing' pero que no reduce la dificultad de hacer un buen tiro y sí indica cuándo se ha realizado correctamente y cuáles son las probabilidades de éxito.

Y es que en cuestión de mecánica todo parece haber sido pulido. Bloqueos, ejecuciones de jugadas, contragolpes, alley-oops, mates, bandejas, bandejas a aro pasado, bombas, tiros a tablero, rebotes -la sensación de lucha en este sentido es ahora mucho mayor ya que se puede perder un balón si se ha capturado con debilidad- y los tapones, que siguen siendo casi tan satisfactorios como una buena canasta. Cada 24 segundos es un mundo y solo hay un 'pero' a este respecto: los pases ejecutados con el uso del botón trasero derecho más el de 'posición de jugador' son menos ágiles, lo que supone que es más difícil realizar un lanzamiento sin oposición.

En cuanto a la organización de juego, todas las áreas han mejorado. Ahora se pueden realizar cambios y ajustes defensivos y ofensivos sin parar el partido. Pero si lo detiene, el jugador descubrirá que la parte defensiva se ha mejorado extraordinariamente, pudiendo decidir cuestiones tales como cómo defender a un jugador concreto del equipo rival, variando esta defensa si se encuentra en el perímetro o a corta distancia, así como qué volumen de presión ejercer, la posibilidad de ayudas defensivas... Por otro lado, el doblaje en castellano, por primera vez se siente un todo con el juego, un aspecto éste que palidecía con respecto a la versión en inglés.

Los modos de juego

Quizá por las prisas, el año pasado el título de Xbox One y PlayStation 4 no contó con todas las opciones que sí poseían sus hermanas pequeñas. Este año Visual Concepts se ha puesto las pilas. El modo NBA Today, es el acceso rápido, para jugar partidos offline y online. Es de agradecer que todos los jugadores estén desbloqueados desde el inicio, ya que el año pasado incluso para este modo eran necesarias las 'virtual coins', una moneda virtual con gran peso en el título.

'Mi carrera': se trata de un modo historia en el que empiezas como un novato y vas subiendo puestos. Aquí sí han quedado descompensadas las 'virtual coins', algo de lo que se están quejando muchos usuarios en los foros de internet. Lo cierto es que es muy injusto que hacer un par de partidos buenos de media hora te compense lo mismo que conectarte a una aplicación con el móvil que Visual Concepts ha lanzado para que estés enganchado al juego todo el día. ¿El truco? Es posible pagar dinero real por esas 'virtual coins' para avanzar más rápido y, claro, eso a Visual Concepts le interesa. Al usuario, no tanto. Dentro de este modo, se encuentra también 'Parque', un juego más callejero que orienta el estilo del título hacia un juego más arcade, ideal para duelos dos contra dos.

Pero es el modo 'General Manager' el más completo de todo el juego y, con toda probabilidad, de la saga. ¿El reto? Dirigir una franquicia desde el punto de vista financiero, del director deportivo, del entrenador y también como jugador. Lo bueno es que se ha eliminado la moneda virtual de este modo y, además, es posible continuar la campaña sin estar conectado a internet, algo imposible el pasado año. La parte financiera, sigue siendo una delicia, el nuevo sistema de entrenamiento parece profundo y complejo y también se ha mejorado el sistema de lesiones.

En definitiva, Visual Concepts ha hilado muy fino en esta última entrega, sobre todo en sus versiones para Xbox One y PlayStation 4, consolas a las que, por fin, hace justicia. El resultado está tan pulido en el aspecto gráfico y en sus mecánicas que se antoja difícil prever cómo avanzará la franquicia. Ahora que 'NBA Live', la competencia de la mano de EA Sports, está en horas bajas, Visual Concepts y 2K podrían sentir la tentación de esperar sentados en el trono. Esperamos que no pase.