Así es la verdadera receta de la salsa carbonara: no lleva nata

Así es la verdadera receta de la salsa carbonara: no lleva nata

Al igual que la paella en España no lleva chorizo, en Italia la salsa carbonara no se hace con nata

IDEAL

La pasta es uno de los platos más cocinados en las casas españolas, sobre todo si hay niños. Y la salsa carbonara es de las favoritas, pero la estamos haciendo mal. La verdadera receta italiana no lleva nata.

Llevamos años y años haciendo la receta de la salsa carbonara mal. Al igual que nosotros ponemos el grito en el cielo cuando vemos que un extranjero le echa chorizo a la paella, a los italianos les ocurre lo mismo cuando ven que usamos nata para hacer la salsa carbonara.

La receta original no es tan difícil de hacer, tan solo hay que seguir estas pequeñas instrucciones para conseguir que nuestra salsa sea lo más parecida posible a la receta más pura.

Ingredientes

200 gr. de bacon o papada (más parecido al guanciale original)

150 gr. de queso pecorino (o parmesano si no encontramos pecorino)

1 huevo 2 yemas de huevo

200 gr. de espagueti o bucatini (o la pasta que nos guste)

Preparación

Lo primero es poner a hervir agua en una olla. Cuando el agua ya esté hirviendo echamos sal, pero no demasiada, ya que hay que tener en cuenta que el bacon y el pecorino ya son muy salados. Entonces, añadimos los espaguetis (o el tipo de pasta que vayamos a cocinar) dejándolos el tiempo que la propia marca recomiende, aunque siempre lo mejor es que esté al dente.

Otra opción, más italiana aún, es cambiar los espaguetis por otro tipo de pasta llamada bucatini. Son muy parecidos, pero con un agujerito longitudinal que permite que entre la salsa. Se puede encontrar en tiendas especializadas en comida italiana o en grandes superficies.

Ahora toca cortar el bacon en tiras y echarlo a la sartén. Ni siquiera hace falta aceite, porque el propio bacon suelta su grasa.

En un bol se bate un huevo entero y luego añadimos solo las yemas de otros dos huevos. Se le añade pimienta, mucha pimienta, de ahí el nombre de carbonara que se debe al color oscuro que toma la salsa, como si fuera el de los carboneros en las minas. También se añade al bol la rayadura del queso pecorino.

Si la pasta ya está lista se apaga el fuego y sin escurrir se pone directamente junto con el bacon en la sartén. Si vemos que preferimos que la salsa esté menos espesa se le puede añadir un poco del agua de cocción, a parte de la propia que llevan los espaguetis porque no los hemos escurrido.

Tras unas cuantas vueltas de la pasta en la sartén, donde esta toma el sabor del bacon, apagamos el fuego, echamos el contenido del bol (el huevo batido y el queso rayado) y removemos durante unos minutos. Conseguiremos que el huevo se cueza, pero sin llegar a cuajar.

Y para un último toque italiano podemos decorar el plato cuando lo sirvamos con queso pecorino rallado por encima. Un plato riquísimo 100% italiano.

Fotos

Vídeos