La 'Selfitis' puede llegar a ser una enfermedad

La 'Selfitis' puede llegar a ser una enfermedad

Los españoles somos los europeos que más autorretratos, 'selfis', nos hacemos. Ahora los psicólogos alertan sobre esta moda que ha pasado a convertirse en adicción

En 2014 se acuñó el término selfitis, pero la supuesta patología era en realidad una leyenda urbana. Hoy, 4 años más tarde, la Universidad de Nottingham Trent y la Escuela de Administración Thiagarajar en la India han concluido que la selfitis sí es una enfermedad y las personas afectadas por ella podrían necesitar ayuda.

Y no sólo por los peligros que entraña compartir fotos constantemente en internet: el que parecía el negocio del siglo –no solo para influencers, también para las denominadas fábricas de selfies- ha resultado ser una práctica de lo más tóxica. Y se confirma así lo que algunos estudios ya habían determinado: que Instagram e la red más peligrosa para la salud mental.

Según este estudio, lo estás si “te sientes obligada a publicar continuamente imágenes de ti misma en las redes sociales”. Y no contentos con identificar el mal de la generación millennial como una verdadera enfermedad, el Dr. Mark Griffiths, líder del estudio ha elaborado una Escala de Conducta de la Selfitis que define distintos grados:

- En el límite: se hace selfies al menos tres veces al día pero no las publica.

- Agudo: se hace selfies al menos tres veces al día y cada vez las publica en las redes sociales.

- Crónico: tiene un impulso incontrolable de sacarse fotos durante todo el día, llegando a publicar en más de seis ocasiones diarias.

Además de estos tres grados de afección, los investigadores también determinaron algo que estudios anteriores ya habían sugerido, como que los selfie adictos buscan atención, a menudo tienen poca confianza en sí mismos y tienen esta conducta para crecer en popularidad y sentirse parte del grupo.

Fotos

Vídeos