Los secretos del nuevo iPhone X

Apple celebra el décimo aniversario de su producto estrella con un rediseño completo en sus tres nuevos terminales

J. MIKEL FONSECA

Tras meses de rumores, especulaciones, filtraciones y prototipos de dudoso origen, Apple ha despejado todas las dudas. El iPhone celebra su décimo cumpleaños con tres nuevos modelos: el iPhone 8, el iPhone 8 Plus y la gran sorpresa, el iPhone X.

La invitación de la compañía no dejaba lugar a la duda: «Quedamos en nuestra casa». Por casa se refería al Apple Park , su nuevo y futurista campus. Concretamente, al Auditorio Steve Jobs, un anfiteatro de cristal y carbono concebido y diseñado de arriba abajo por el fallecido creador de Apple y del iPhone. La ‘Keynote’, como llama la compañía a estas presentaciones comerciales, inauguró el espacio recordando a su fundador.

Si el primer teléfono de Apple definió la línea de diseño que han seguido el resto de compañías durante una década, este nuevo modelo ‘X’ tiene todas las papeletas para repetir el hito. Una inmensa pantalla OLED de 5,8 pulgadas acapara prácticamente la totalidad del frontal del teléfono –desaparece el botón central–, salvo una pequeña franja en la parte superior reservada para las cámaras frontales.

Éstas, además de mejorar la calidad de los ‘selfies’ (permiten usar el ‘modo retrato’, una función hasta ahora restringida a la cámara trasera que realza las fotos de rostros), cuentan con un sensor de infrarrojos que se utilizará para desbloquear el teléfono mediante reconocimiento facial. Pero no será su única utilidad. Gracias a esta tecnología, los de Cupertino han dado una vuelta de tuerca a los ‘emoji’, los emoticonos, y los han convertidos en ‘animojis’. A partir de ahora, las caritas amarillas serán capaces de detectar las expresiones faciales, digitalizarlas y animarlas. También mostraron cómo es posible simular en tiempo real una máscara veneciana digital sobre un rostro en movimiento. El resultado es un auténtico trampantojo.

Este iPhone X ha eclipsado a los otros dos modelos que la compañía presentó anoche. Rompiendo con lo que venía siendo una tradición, Apple se salta la edición ‘S’ de sus terminales. El sucesor del iPhone 7 es el iPhone 8, que también llega en dos variantes, una normal y una ‘Plus’, de mayor tamaño (5,5 pulgadas frente a 4,7) y con doble cámara. El cambio de número viene acompañado, por supuesto, de un mejor procesador –de 6 núcleos, dos más que la actual generación–, y unas cámaras más eficaces gracias a sus 12 MP de resolución.

Los tres nuevos teléfonos cuentan, además, con un sistema de carga inalámbrica. Bastará con dejar el teléfono sobre una base circular para que empiece a acumular batería, gracias a su acabado de vidrio. Los precios comenzarán en 699 dólares para el modelo más básico del iPhone 8, que contará con 64 GB de memoria, el doble que la versión estándar de la anterior generación, y 799 para la versión Plus, también de 64 GB. Ambas llegarán el 22 de septiembre.En el caso del iPhone X, el precio de salida será de 999 dólares, y España se encuentra entre los primeros países a los que llegará, el 3 de noviembre.

Un sistema operativo acorde

No puede haber hardware nuevo sin su correspondiente remesa de software. Acompañando a los nuevos iPhone llega iOS 11, la nueva versión del sistema operativo móvil de Apple, que ya fue adelantada el pasado 5 de junio.

Entre sus novedades se encuentra un renovado centro de control –la pestaña que permite activar y desactivar el WiFi o el Bluetooth, subir y bajar el volumen o bloquear la rotación de la pantalla, entre otras–, una nueva aplicación ‘Archivos’ que aglutina los documentos y fotos alojados en el terminal y los que se encuentren en la nube, y el deseado ‘Modo Oscuro’, que suplanta el color blanco habitual de la interfaz por un negro más amable en ambientes poco iluminados, además de reducir el consumo de batería. En el caso del iPhone X, la interfaz recibirá algunos cambios para adaptarse a la falta de un botón ‘Home’.

La gran apuesta de Apple en aplicaciones es la ‘Realidad Aumentada’. A modo de ejemplo, en la presentación se pudo ver la retransmisión de un partido en la que aparecían los nombres de los jugadores.

Para redondear la presentación, los de Cupertino han actualizado otros dos productos: el AppleTV se actualiza con soporte para vídeo en calidad 4K, mientras que el Apple Watch llega a la tercera generación con la novedad de incluir conectividad LTE. Es decir, que el reloj se conectará directamente a la red sin usar el teléfono como puente, lo que facilitará hacer llamadas, escuchar música en ‘streaming’ o preguntarle cualquier cosa a la infalible ‘Siri’.

Fotos

Vídeos