Ideal

Un hombre fuma un cigarrillo electrónico en una taberna de Bilbao.
Un hombre fuma un cigarrillo electrónico en una taberna de Bilbao. / Borja Agudo (EL CORREO)

Hay que abandonar todo hábito tabáquico

  • neumología

  • Los expertos no recomiendan fumar el nuevo híbrido entre el cigarrillo de combustión y el electrónico que usa un filamento incandescente para calentar la nicotina

Hace una semana, una empresa tabacalera anunció el lanzamiento de un nuevo producto. Se trata de un híbrido entre el cigarrillo de combustión y el electrónico que usa un filamento incandescente para calentar la nicotina, a diferencia de quemar el tabaco directamente.

La compañía alega que conlleva menor riesgo para la salud que los cigarrillos convencionales y los electrónicos. Sin embargo, los expertos insisten en que cualquier producto relacionado con el tabaco sigue siendo «potencialmente perjudicial» y recomienda cesar su consumo, ya sean cigarrillos convencionales, electrónicos, incandescentes, tabaco de liar o cannabis.

«Es muy importante destacar que a nivel médico no existe evidencia científica suficiente como para recomendar las alternativas al cigarrillo convencional como métodos seguro y eficaces para dejar de fumar», afirma el doctor Carlos Jimenez, neumólogo y director del Programa de Investigación Integrada en Tabaquismo de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).

«El tabaquismo se mantiene como la primera causa de muerte evitable en España. El consumo de tabaco también supone el mayor factor de riesgo de contraer cáncer de pulmón», asegura el neumólogo.

El cáncer de pulmón es la enfermedad más mortal pero no es la única relacionada con el tabaquismo. La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) con más de dos millones de enfermos, y con una tasa de infradiagnóstico del 73%, es la cuarta causa de mortalidad en nuestro país, cobrándose 18.000 vidas anuales. Entre un 85 y un 90% de los casos de EPOC son atribuibles al tabaquismo. En este sentido, todo fumador mayor de 40 años con problemas respiratorios debería visitar a su neumólogo y realizar una espirometría, la prueba diagnóstica más eficaz para detectar la EPOC. Es una prueba sencilla que permite medir la capacidad de respiración del paciente y detectar cualquier posible anomalía.

«Aunque el Sistema Nacional de Salud financia tratamientos contra la EPOC es importante destacar que el único tratamiento verdaderamente efectivo contra esta enfermedad es dejar de fumar. A pesar de existir fármacos que ayudan a abandonar el hábito, estos nos están financiados. Esto dificulta y reduce las posibilidades de combatir esta enfermedad de alta prevalencia en España», explica el doctor Juan Antonio Riesco, neumólogo y coordinador del Años SEPAR 2015-16 de la EPOC y el tabaco.

En definitiva, el tabaco representa un problema importante para la salud respiratoria de la sociedad española. España es el líder, a nivel europeo, en fumadores precoces. El 33% de las chicas entre 14 y 18 años y el 29% de los chicos de esa edad son consumidores. La edad media de inicio a los cigarrillos se sitúa en torno a los 13 años.

Los costes sanitarios de tratar enfermedades producidas por el tabaco ascienden, según SEPAR, a 8.000 millones anuales, además de los costes sociales y de pérdida de productividad. «Dado el escenario actual resulta imprescindible y totalmente necesario aumentar el número de campañas de prevención y concienciación del potencial riesgo que consumir tabaco en cualquiera de sus múltiples formatos», explica el doctor Jiménez.