«Perdí 70 kilos y me sentí un monstruo»: el duro camino de esta madre para verse «sexy al fin»

«Perdí 70 kilos y me sentí un monstruo»: el duro camino de esta madre para verse «sexy al fin»

«Siempre tuve una barriga grande y nunca me sentí femenina o atractiva. Trataba de ponerme calcetines y me dolían las caderas y las rodillas, y estaba jadeando, resoplando y luchando»

IDEAL.ES

Si hay historias de pérdida de peso llamativas esta sin duda es una de ellas. La protagoniza Amanda Nauffts, una madre de 36 años de Toronto, que asegura que se sintió «como un monstruo» al adelgazar 70 kilos de los 150 que pesaba.

Todo empezó con una operación y un cambio de estilo de vida orientada por una dieta que seguía a rajatabla. Sin embargo, al perder la mitad de su peso le quedó un exceso de piel colgante.

«Siempre tuve una barriga grande y nunca me sentí femenina o atractiva. Trataba de ponerme calcetines y me dolían las caderas y las rodillas, y estaba jadeando, resoplando y luchando», cuenta Amanda al Daily Mail. Fue al ver que no podía hacer cosas normales con sus hijos (como nadar) cuando decidió cambiar radicalmente de vida.

Así, tras la cirugía gástrica se apuntó al gimnasio y olvidó la comida rápida. Cuando logró su objetivo le quedaron 5 kilos de piel colgando. «Me sentí desfigurada, un monstruo Había invertido horas y horas de trabajo extremo y duro y aún tenía que ocultar mi cuerpo con vergüenza», recuerda.

Como quitarse ese piel sobrante implicaba gastarse 15.000 euros en otra intervención empezó a ahorrar. Sin embargo, la buena suerte le sonrió y ganó un concurso en Instagram para operarse gratis. El pasado mes de mayo Amanda por fin pasó por quirófano. Y al salir fue otra: «Salí de compras y me puse ropa interior sexy por primera vez en mi vida. Me miro en el espejo y me siento hermosa», concluye.

Temas

Salud

Fotos

Vídeos